Archive for category Bolivia

La Universidad latinoamericana: ¿tiene falla de origen?

La Universidad es una conquista social de singular importancia para la democratización del saber y su relación con la transformación social. Sin embargo, no es osado señalar que en el presente, presta un limitado aporte a los cambios sociales en su conjunto y mucho menos a los proyectos emancipatorios en América Latina y el Caribe. Más allá de destacadas, honorables y admirables figuras que trabajan desde sus espacios, la universidad comienza a ser percibida socialmente como una institución de titulación para acceder al campo laboral, distante del imaginario que había construido décadas atrás de espacio para soñar y pensar lo social, lo humano y el contrapoder.Este no es un fenómeno atribuible sólo a las instituciones universitarias. En muchos lugares de la región, los Estados nacionales y sus instituciones parecieran mirar en sentido opuesto al horizonte que están dibujando sus pueblos. Este desencuentro es dramático y puede traer en el mediano plazo severos problemas de gobernabilidad en la región. Las dinámicas del pasado, los discursos de ayer, las respuestas que fueron efectivas cada día tienen mayores dificultades para empalmar con la agenda mínima ciudadana del presente. Es hora de pensar políticamente (con P mayúscula) sobre estos fenómenos, desde una perspectiva descolonial.Y es que el proceso de colonización logró apropiarse del firmamento de espacios ciudadanos ocupando hasta las rutas de emancipación. La colonización cultural –la peor de todas porque domina las ideas y con ellas el mundo- pretendió y en muchos casos lo lograron, enseñarnos cómo es que era permitido y posible ser libres; es decir, han pretendido enseñarnos los límites y fronteras de la propia libertad. Lo académico no fue ajeno a ello, por el contrario fue y es aún hoy en día, epicentro de ese sostenimiento del orden colonial en las estructuras de pensamiento.Cuando el esclavo libre, ahora colonizado –neo esclavitud- se atreve a pensar por sí mismo, atreviéndose a explorar, conocer, indagar, construir nuevos caminos para concretar su libertad, suele encontrarse en el peor de los mundos. Por un lado la más feroz rabia del colonizador y por el otro la burla/temor/incredulidad de los iguales, quienes colonizados culturalmente, quieren que otro les muestre como cambiar los cosas, pero no creen posible ser protagonistas del cambio, es decir de la nueva historia.La universidad latinoamericana debe construir una nueva historia, que le permita romper con el velo cultural del colonizado atreviéndose colectivamente a repensarse en todos los planos, desde la forma de crearse y actuar en ella misma, pero también atreviéndose a cuestionar sus orígenes y pensar una nueva forma de parir y nacer. Revisar sus prácticas y procesos desde ese ejerció descolonizador, puede contribuir con el surgimiento de ese otro mundo no colonizado, alterno, donde pensar el mundo patas arriba sea sinónimo de cordura libertaria.

Al respeto Quijano, A. (2014) afirma que “al formular sus cuestiones en un espacio social abstracto, históricamente indeterminado, quienes así proceden no pueden evitar identificar a piori a esta cultura (o a esta sociedad y a este Estado) con la cultura (o la sociedad o el Estado). El contexto histórico social concreto se asume, pues, como dado, no cómo algo a cuestionar en el punto mismo de partida” (p.667).

Desde ese lugar de enunciación, me atrevo a plantear respecto a las universidades que los problemas que se evidencian y nos hacen siempre pedirle una y otra vez a ella: transformación … transformación … transformación universitaria tienen como punto de partida una falla de origen. Esta falla de origen, desde mi punto de vista, tiene que ver con el código genético con el cual se edifica la vida y el que hacer universitario. Falla de origen que se inicia en el propio momento de la fundación de las universidades. Falla de origen que se expresa en su concepción práctica, más allá de la definiciones teoréticas, al auto asumirse y ser aceptada por la mayoría de la gente, como una institución fundamentalmente para la docencia. El gen problemático de la estructura de vida universitaria se desarrolla por una perspectiva colonial de su existencia.

De hecho, las universidades en América Latina y el Caribe tienen sus orígenes en procesos coloniales, asignándosele desde sus comienzos la tarea de formar a la burocracia y los funcionarios que demandaba el orden imperial de dominación. Para Tünnermann (1996) la universidad colonial en América Latina y el Caribe procura resolver:

a) La necesidad de proveer localmente de instrucción a los novicios de las órdenes religiosas que acompañaron al conquistador español, a fin de satisfacer la creciente demanda de personal eclesiástico creada por la ampliación de las tareas de evangelización;

b) La conveniencia de proporcionar oportunidades de educación, más o menos similares a las que se ofrecían en la metrópoli, a los hijos de los peninsulares y criollos, a fin de vincularlos culturalmente al imperio y, a la vez, preparar el personal necesario para llenar los puestos secundarios de la burocracia colonial, civil y eclesiástica. Por otro lado, las dificultades de las comunicaciones, arriesgadas y costosas, aconsejaban impartir esa instrucción en las mismas colonias;

c) La presencia, en los primeros años del periodo colonial, en los colegios y seminarios del Nuevo Mundo, de religiosos formados en las aulas de las universidades españolas, principalmente Salamanca, deseosos de elevar el nivel de los estudios y de obtener autorización para conferir grados mayores. De ahí que las gestiones para conseguir los privilegios universitarios fueron con frecuencia iniciadas por estos religiosos de alta preparación académica (p.122)

Es decir, las Universidades en la región no fueron pensadas para el desarrollo de las naciones dominadas, ni para la formación de sus ciudadanos, mucho menos para el desarrollo de un conocimiento, ciencia y tecnología que les permitiera ser independientes. Las universidades en América Latina y el Caribe fueron arietes conceptuales de un conocimiento que reproducía el orden de dominación. No fueron universidades desarrolladas a partir de las necesidades de la gente y los requerimientos de sus sociedades, sino implantadas desde las naciones que se asumían conquistadoras y por lo tanto dueñas de los nuevos territorios.

El propio Tünnermann (1996) distingue dos modelos en las universidades implantadas: la de Salamanca y la de Alcalá de Henares, ambas de origen español. El modelo de Salamanca respondió a “la idea de una universidad al servicio de un “estado-nación”, concepto que recién surgía en España (siglo XIV)… Todo el edificio de la transmisión del conocimiento descansaba sobre la cátedra” (pp-124-125). Por su parte, la preocupación central de la universidad alcalaína fue la teología, material que sólo en épocas posteriores ocupó un lugar relevante entre los estudios salamantinos. Su organización correspondió más bien a la de un convento-universidad” (pp-124-125). Los modelos de Salamanca y Alcalá se desarrollaron sobre la base de la docencia, es decir como instituciones para impartir conocimiento.

Para Morles, Medina Rubio y Álvarez Bedoya (2002) en el proceso de construcción de la República, luego de alcanzar independencia nacional, la llamada universidad Republicana reemplazaría el modelo elitesco y eclesiástico imperante por uno más “dinámico, tolerante y científico (…) incorporando nuevas cátedras y laboratorios” (p.20), haciendo que las estructuras académicas [i] se asemejarán bastante al modelo Napoleónico. Continúan estos autores señalando que “con el modelo napoleónico de universidad se afirma en Venezuela, desde el último cuarto del siglo XIX, el pensamiento positivista y evolucionista. El modelo napoleónico se basa también en la docencia, con un carácter más científico contribuyendo a la ruptura con el dogmatismo religioso.

Autores Galo Gómez, citado por D’Andrea, R. E, Zubiría, A y Sastre Vázquez, (2012) precisan respecto a la concepción Napoleónica de la universidad:

La Universidad Imperial creada en 1808 y organizada dos años más tarde, es algo muy distinto de lo que tradicionalmente se había entendido como Universidad. Es un organismo estatal, al servicio del Estado que la financia y organiza y que fija no sólo sus planes de estudios, su administración y el nombramiento de profesores, sino hasta la moral pública que ha de inculcar a sus discípulos: “Mi fin principal – declara el mismo Napoleón- al establecer un cuerpo docente es tener un medio de dirigir las opiniones políticas y morales”. Una Universidad centralizada, burocrática y jerárquica. Es difícil encontrar algo más opuesto a lo que había sido la Universidad desde su origen” (Galo Gómez O., 1976, p.7)

 

Esta implantación no pasa desapercibida por parte de quienes se resisten a la dominación. Propuestas y modelos alternativos comienzan a surgir en todo el continente en el siglo XX, los cuales tienen una expresión clara y firme en El Manifiesto Liminar (1918) que fundamentó la reforma de Córdoba, en el cual se plantea

Las universidades han llegado a ser así el fiel reflejo de estas sociedades decadentes que se empeñan en ofrecer el triste espectáculo de una inmovilidad senil. Por eso es que la Ciencia, frente a estas casas mudas y cerradas, pasa silenciosa o entra mutilada y grotesca al servicio burocrático. Cuando en un rapto fugaz abre sus puertas a los altos espíritus es para arrepentirse luego y hacerles imposible la vida en su recinto. Por eso es que, dentro de semejante régimen, las fuerzas naturales llevan a mediocrizar la enseñanza, y el ensanchamiento vital de los organismos universitarios no es el fruto del desarrollo orgánico, sino el aliento de la periodicidad revolucionaria.

Agregando:

Nuestro régimen universitario -aún el más reciente- es anacrónico. Está fundado sobre una especie del derecho divino: el derecho divino del profesorado universitario. Se crea a sí mismo. En él nace y en él muere. Mantiene un alejamiento olímpico. La Federación Universitaria de Córdoba se alza para luchar contra este régimen y entiende que en ello le va la vida. Reclama un gobierno estrictamente democrático y sostiene que el demos universitario, la soberanía, el derecho a darse el gobierno propio radica principalmente en los estudiantes. El concepto de Autoridad que corresponde y acompaña a un director o a un maestro en un hogar de estudiantes universitarios, no solo puede apoyarse en la fuerza de disciplinas extrañas a la substancia misma de los estudios. La autoridad en un hogar de estudiantes, no se ejercita mandando, sino sugiriendo y amando: Enseñando. Si no existe una vinculación espiritual entre el que enseña y el que aprende, toda enseñanza es hostil y de consiguiente infecunda. Toda la educación es una larga obra de amor a los que aprenden. Fundar la garantía de una paz fecunda en el artículo conminatorio de un reglamento o de un estatuto es, en todo caso, amparar un régimen cuartelario, pero no a una labor de Ciencia. Mantener la actual relación de gobernantes a gobernados es agitar el fermento de futuros trastornos. Las almas de los jóvenes deben ser movidas por fuerzas espirituales. Los gastados resortes de la autoridad que emana de la fuerza no se avienen con lo que reclama el sentimiento y el concepto moderno de las universidades. El chasquido del látigo sólo puede rubricar el silencio de los inconscientes o de los cobardes. La única actitud silenciosa, que cabe en un instituto de Ciencia es la del que escucha una verdad o la del que experimenta para crearla o comprobarla. Por eso queremos arrancar de raíz en el organismo universitario el arcaico y bárbaro concepto de Autoridad que en estas Casas es un baluarte de absurda tiranía y sólo sirve para proteger criminalmente la falsa-dignidad y la falsa-competencia.

 

El grito de Córdoba es el más importante cuestionamiento hecho a la universidad desde la perspectiva de sus estudiantes. Los reclamos centrales se refieren a la forma y mecanismos de gobierno interno y de una u otra manera a la desconexión de la universidad con su entorno. En buena medida, el Manifiesto Liminar impulsa un modelo de universidad para un nuevo ciclo de proyectos de independencia nacional.

En el siglo XX la idea de investigación universitaria se fue deslizando progresivamente hacia los posgrados. Para Lucas Luchilo (2010), “en América Latina, el fomento de la formación de posgrado fue y es una de las funciones básicas asignadas a los Consejos de Ciencia y Tecnología, que se crearon a partir de la década de 1950. Desde esta perspectiva, se trata de instrumentos de política con alta legitimidad y en los que los países de la región han acumulado experiencia, tanto en el nivel de promoción como en el de ejecución” (p.14). Este auge se produce en medio del creciente influencia de las ideas de desarrollo nacional y regional, así como de la planificación auspiciadas, entre otras por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Sus resultados en términos de crecimiento sectorial (posgrados) y de impacto se mostraron limitados. Posteriormente el neoliberalismo, en los ochenta y noventa del siglo XX, se encargaría de generar un proceso de vaciamiento de la investigación y los investigadores universitarios promoviendo su migración hacia centros independientes de investigación con fuerte financiamiento privado y ubicados en los países del centro capitalista.

El Mayo francés con sus críticas iniciales al Libro Blanco del Ministro Francés de Juventud y deporte François Missoffe, abren un capítulo especial que lleva a la juventud mundial a repensar el compromiso de la universidad con los más altos ideales de la humanidad. Pero la universidad siguió siendo una institución centrada en la docencia. Los movimientos de profesores universitarios planteando la urgente necesidad de una reforma de la educación superior se multiplicaron en el mundo en las décadas de los setenta y los ochenta del siglo XX.

Es importante detenernos brevemente sobre los resultados alcanzados en materia de investigación en la región. Lemasson&Chiapee (1999) señalan respecto a la investigación universitaria que “los resultados obtenidos no permiten hoy, con los desafíos contemporáneos que conocemos, concluir que están listos para enfrentar el porvenir de manera constructiva. Si el camino pasado, aunque con muchas diferencias nacionales, fue positivo, la necesidad de continuar con el cambio es imperativa y va a exigir una visión y una voluntad resueltas” (p.315). Más adelante, estos mismos autores afirman:

Es fácil concluir que la única vía para asegurar la independencia a largo plazo, el desarrollo económico endógeno en nuevas esferas con un alto valor agregado y sistemas sociales más justos, es promover con urgencia las actividades de ciencia y tecnología como prioridades nacionales. Responder a esta urgencia significa que el momento de decisiones radicales ha llegado, particularmente respecto del papel de las universidades, las que constituyen en términos de recursos humanos actuales y futuros las instituciones claves del porvenir colectivo” (p.317).

 

Autores como Didriksson (2000) siguen apostando por el binomio clásico docencia-investigación. Seguramente Axel argumentará en defensa de esta direccionalidad –que no es una cuestión menor- que “la parte más dinámica del proceso [producción y transferencia de conocimientos [ii] se ubica en la relación entre la docencia y la investigación, y el curriculum desde la perspectiva de la creación de un valor económico: el conocimiento, y de un valor social: los trabajadores del conocimiento“ (pp. 32-33). En consecuencia, la universidad latinoamericana sigue pensándose desde la docencia como epicentro sobre el cual gravita el grueso de su actividad general, pero también particular de cada profesor(a). Es el círculo propio de una universidad pensada para aportar al papel asignado por el centro a la periferia, en el campo de la producción y transferencia de conocimientos. En este sentido, la llamada producción del conocimiento universitaria, no es otra cosa que la adaptación de premisas generales al contexto de países dependientes y neocoloniales.

El emerger del neoliberalismo en el mundo, en el marco de la globalización económica y la mundialización cultural, retan el pensamiento respecto a qué modelo de universidad demandan las nuevas formas de acumulación y producción capitalista puestas en marcha. Desde los discursos de resistencia y alternativos se concentraron fuerzas contra la privatización de la educación y fue precario el debate a nivel del público en general. Las polémicas respecto al presente y futuro de las universidades, sin neutralidad pero mucho más allá de la diatriba ideológica, fueron impulsadas en buena medida por instancias internacionales como la CRESALC, hoy convertido en IESALC UNESCO.

En los noventa del siglo XX la UNESCO plantea la necesidad de convocar a una Conferencia Mundial sobre la Educación Superior que repensara la universidad a escala planetaria, pero también como un espacio de reencuentro con la academia de la recién desmantelada URSS. Los documentos que circularon con carácter previo y las propias conclusiones de la I Conferencia señalaron preocupaciones muy especiales respecto a la eficacia de la universidad existente, la calidad de sus dinámicas y procesos de aprendizajes, el impacto de las NTIC y la cultura global en las dinámicas universitarias. Esta conferencia, al igual que la segunda (2008) fueron precedidas por sendas Conferencias Regionales (CRES). En cada uno de estos espacios se evidenció la urgencia de repensar a la propia universidad y los límites de los procesos de reforma interna.

El año 2018 se cumplen 20 años de la primera Conferencia Mundial de educación Superior y coincide con los cien años del grito de Córdoba. Pensamos que es un excelente momento para reanimar, retomar y reimpulsar el debate sobre la educación universitaria. En esta dirección recibimos con alegría el anuncio hecho este 15 de Junio de 2016, en la propia ciudad y universidad de Córdoba, respecto al lanzamiento de la Tercera Conferencia regional de educación Superior (CRES) en la ruta –aún no anunciada por UNESCO- de la III Conferencia Mundial del sector. En hora buena celebramos este anuncio como oportunidad de oro para reabrir y relanzar los debates por esa otra universidad posible.

La Universidad para los proyectos de desarrollo nacional, de independencia y para la construcción de sociedades libres, democráticas, justas, igualitarias y, en permanente cambio tiene que ser una universidad pensada desde una perspectiva del Sur. Boaventura de Sousa Santos (2008) nos habla de pensar lo nuevo con lo nuevo, porque

no puede enfrentarse lo nuevo contraponiendo lo que existía antes. En primer lugar, porque los cambios son irreversibles y en segundo lugar, porque lo que existió antes no fue una edad de oro, o si lo fue, lo fue solamente para la universidad y no para el resto de la sociedad, y en el seno de la propia universidad, lo fue solamente para algunos y no para otros. La resistencia debe involucrar la promoción de alternativas de investigación, de formación, de extensión y de organización que apunten hacia la democratización del bien público universitario, es decir, para la contribución específica de la universidad en la definición y solución colectiva de los problemas sociales, nacionales y globales” (p.30)

Para Aboites. H. (2011) “este cambio requiere una transformación de la mentalidad universitaria, las estructuras de gobierno, los mecanismos de acceso, la reglamentación y la organización académica, que deben ajustarse a las nuevas demandas y necesidades de acceso, formación y profesionalización que tiene la actual población joven y estructuralmente excluida, pero también a las necesidades de un momento de tránsito al posneoliberalismo como es el actual”. (p.273, en Bonilla, L y Segrera, F. [2011]. Educación universitaria para el siglo XXI. Ediciones CIM/OPSU, Caracas. Venezuela)

En la perspectiva que invitan Boaventura y Aboites, nos atrevemos a pensar la universidad del siglo XXI, el presente y el futuro inmediato, en tres momentos: el primero las universidades que se están creando o se van a crear, segundo las universidades que inician procesos de transformación y tercero, las universidades que permanecen inamovibles. En este artículo me referiré sólo a las primeras, esperando poder abordar los otros dos casos en próximos trabajos.

Estoy convencido que crear universidades sobre la lógica estructurante de la docencia con complementos de investigación y extensión –independientemente que se digan vinculadas- es un ejercicio colonial, que reproduce el modelo de conocimiento, formación, indagación y acción en lo social, propio, desde y para la dominación. Trataremos pedagógicamente de ir explicando paso por paso esta afirmación.

La universidad fundada en cátedras, escuelas, facultades está pensada en buena medida para reproducir el llamado “conocimiento de punta” en las distintas áreas. En esa orientación, por ejemplo, en la sociología, la medicina o la química surgen textos, contenidos curriculares, paradigmas, discursos, resultados que pasan a ser de uso común en los países de la periferia capitalista. A estos se les suele asociar al llamado “conocimiento de punta”; cuando lo cierto es que estas producciones son sólo el “conocimiento liberado para consumo académico masivo” por parte del modo de producción [iii] . Desarrollos de ello, lo constituye el tan cotidiano internet de hoy, que pasó décadas siendo utilizado por el llamado complejo industrial-militar antes de que fuera conocido por todos nosotros; evidentemente la tecnología comunicacional “de punta” que debe estar usando ese mismo complejo hoy en día debe ser revolucionariamente distinta a la que usamos cotidianamente. Muchos otros ejemplos surgen en el campo de la genética, la medicina o la neurociencia. De hecho, la mayoría de las investigaciones más importantes realizadas en el 2015 –como en años anteriores- se refieren al cerebro humano, sus usos y potencialidades las cuales aún no forman parte de ese “conocimiento liberado para consumo académico masivo”. Entonces lo que se enseña en el modelo basado en la docencia es solo el cascarón del conocimiento de vanguardia.

Argumentaran los defensores de este modelo que la investigación autóctona esta llamada a reducir esta brecha. Esto tal vez sea cierto en términos teórico-conceptuales pero la realidad o la empírea nos dice a diario que la inmensa mayoría de la investigación que se realiza en las universidades está asociada a trabajos de ascenso en el escalafón universitario o de interés muy particular. Con ello no pretende solapar o desconocer la meritoria labor que realizan algunos investigadores en casi todos los campos de las ciencias, pero a decir verdad esta es por lo general una labor muy particular y excepcional y no característica del sistema.

Los neoliberales usan esta verdad y realidad para asignarle la mayor cuota de responsabilidad al respecto, al personal docente universitario, eximiendo de culpas al sistema, los gobiernos nacionales, los mecanismos de conducción de la educación superior y mucho más a la propia concepción universitaria. El neoliberalismo educativo, interesado en la privatización educativa a inventado ranking, modelos de evaluación de eficiencia docente, sistemas de clasificación de la investigación, protocolos de reconocimiento de resultados de pesquisas, etc. que sólo terminan certificando los procesos de adaptación del conocimiento liberado por los centros de investigación que sustentan el modelo de producción del capitalismo del siglo XXI.

Pero lo que ya resulta inocultable, es que la universidad basada en la docencia con sus complementos de “investigación” y “extensión”, no le resultan útil ni al capitalismo, ni al socialismo en el siglo XXI -desde una perspectiva “neutra” de carácter nacionalista- pero si al modelo de globalización económica y mundialización cultural que impulsa a escala planetaria el neoliberalismo que implica una nueva ruina de las naciones de la periferia en beneficio de las del centro. Es decir, el modelo de universidad, basada en la docencia se ha convertido en un mecanismo de perpetuación de la dominación.

No es la primera vez que este debate se abre y las propuestas de solución han sido variadas, desde cacarear una reforma universitaria que se elabore por todos democráticamente –lo cual no ha sido garantía alguna de romper el círculo de la dominación- pasando por modelos organizacionales que terminan queriendo convertir a las universidades en Ministerios, altamente burocratizadas antes que en centros de generación de conocimiento. Pero nadie se atreve a cuestionar los paradigmas, conceptos y procesos sobre los cuales se crean nuevas universidades; por el contrario todos los dispositivos legales y de trámites están montados para repetir una y otra vez el modelo. Área de conocimiento de la nueva universidad a crear, facultades, carreras, programas de formación, cátedras y/o unidades curriculares con variados diseños funcionales terminan pareciéndose cada vez más las unas a las otras.

Esto se debe a que la genética epistémica de uno u otro intento tiene una misma raíz: la universidad basada en la docencia. Más allá de cualquier meta discurso innovador, en la mayoría de los casos cualquier iniciativa fenece cuando se concreta en carga de docencia en el aula, de actividades administrativas, de planeación de clases, de asesoría de tesis, etc. del profesor universitario; allí mueren las ilusiones.

El desafío doble entonces reside en desarrollar investigaciones nacionales, regionales y locales que permitan ir rompiendo el círculo de la dependencia mediante conocimiento necesario para el desarrollo nacional a la par de ir disminuyendo la brecha de varias décadas existente entre conocimiento de vanguardia y conocimiento reproductor que se suele trasmitir en las universidades de los países de la periferia. Todo ello a la par que se forman los ciudadanos calificados para los proyectos nacionales de independencia económica, tecnológica y cultural.

Las universidades son parte integral de un país de una región geopolítica, no son islas a la deriva en un mar abierto, ni un Estado dentro del Estado. La necesaria autonomía universitaria en ningún momento puede significar una desconexión orgánica de las casas de estudios superiores con los proyectos nacionales de país. Por ello considero que el primer pensamiento proto universitario es el de identificar cuáles son los problemas centrales de un país; una vez identificado los 10 o 20 problemas prioritarios para el desarrollo nacional, verificar si alguna universidad de las existentes tiene el perfil para abordar su estudio, análisis y propuestas de solución.

De no existir, por ejemplo, en el área del petróleo, pensar primero en el diseño de un Centro Nacional de Investigaciones Petroleras –siguiendo con el ejemplo- que se dedique a estudiar los temas vinculados a esta campo, desde una perspectiva transdiciplinaria, es decir desde los procesos técnicos de producción hasta los operativos de comercialización, pasando por la geopolítica del petróleo hasta la arquitectura financiera para la estabilización de los ingresos producto de las fluctuaciones de precios. Y aquí el pragmatismo de gestión puede no siempre coincidir con las premisas ontológicas, epistemológicas o conceptuales del debate académico, porque se van a requerir estudios disciplinares, multidisciplinares y transdiciplinares en cada caso.

Centros de Investigaciones de este tipo, con una plantilla de investigadores con salarios equivalentes al promedio internacional mínimo estándar o más, pueden ser acusados por los conservadores o por los radicales del igualitarismo a ultranza, de elitescos. Pero en ciertas etapas de la historia de las naciones libres y de avanzada se ha requerido y requiere conformar una élite generadora de conocimiento, cuya teleología de constitución es la democratización del mismo y el mejor uso con fines sociales.

Centros de investigación de este corte, produciendo resultados concretos luego de cinco, diez o quince años de investigación según sea el caso y la complejidad de los estudios que abordan debieran abrir estudios de postgrado, Doctorados, post doctorados, maestrías, especializaciones y cursos de alto nivel donde se socialice los procesos y resultados de investigación a la par de ir formando, mediante la lógica de equipos de investigación abiertos, el personal docente que trabajaría en el pregrado. Se trataría de invertir la ruta de los procesos de docencia desde el posgrado hacia el pregrado, entendiendo los posgrados no como profesionalizantes, sino como dinámicas de investigación y construcción / validación de discurso científico alternativo. En consecuencia, las nuevas universidades deberían ser paridas por centros de investigación y desde ellos.

En consecuencia, serían investigadores con treinta horas mínimas de trabajo semanal investigativo quienes darían un máximo de 8 horas de docencia en la futura universidad. Esta integración investigación-docencia asociada a la validación del impacto social del conocimiento emergente haría posible dar un salto en tecnología, ciencias, conocimientos, técnicas y procedimientos que posibilitarían avanzar en desarrollos nacionales que fundamenten económica, tecnológica y políticamente procesos de autentica independencia nacional.

Esto crearía otra serie de problemas, propios de lo nuevo que se crea a los cuales no hay que temerles, sino por el contrario abordarlos dado el impacto de lo nuevo que se construye. Algunos de ellos, como el reconfigurar el concepto de la carrera docente universitaria, el tamaño de la universidad, su vinculación con contextos, el financiamiento, la cobertura, entre otros. En los próximos artículos intentaremos abordar nuestra perspectiva sobre cada uno de ellos, además de plantearnos la reflexión y el debate respecto a cómo alinear las universidades existentes en un esfuerzo tan dialécticamente distinto a la génesis de las mismas, como el que estamos planteando.

A cualquier colega que diga que es posible hacer lo mismo con la universidad fundada sobre la docencia, tendríamos que pedirle que -no como excepción sino como generalidad- muestre donde se está dando esta haciendo lo mismo con el modo colonial viejo, basado en la docencia como epicentro. A los innovadores que han logrado muy buenas definiciones en reglamentos y estatutos universitarios sobre el papel de la investigación deberíamos pedirles que después de por lo menos una década, necesario seria tener resultados de gran impacto para mostrar.

La única forma de eliminar la falla de origen de la universidad es generando una nueva forma de creación del mundo universitario, ya no desde el conocimiento reproductor sino del creador, no desde la dominación sino de la liberación. Se trata de atrevernos a romper con el molde colonial respecto a cómo se construye una universidad. Eso implica dejar de pensar como los dominados que tienen temor de explorar una nueva ruta que no sea la que el amo les enseñó. Creemos pues una universidad a partir de los procesos de investigación, sepultemos la vieja universidad atrapada en la camisa de fuerza de la docencia, construyamos una pedagogía desde el aprendizaje por descubrimiento.

 

Lista de referencias:

Bonilla-Molina, L (2001). Gerencia, investigación y Universidad. Ediciones Iesalc. Caracas Venezuela

Bonilla-Molina, L (2015). Calidad de la educación: ideas para seguir transformando el sistema educativo. Ediciones Fonacit MPPE. Venezuela

Bonilla, L y Segrera, F. [2011]. Educación universitaria para el siglo XXI. Ediciones CIM/OPSU, Caracas. Venezuela

D’Andrea, R. E, Zubiría, A y Sastre Vázquez, (2012). Reseña histórica de la extensión universitaria. Mimeografiado

Dridiksson, A. (2000). La universidad de la innovación: una estrategia de transformación para la construcción de universidades de futuro. Ediciones IESALC UNESCO. Caracas Venezuela

Lemasson, J.P y Chiapee, M. (1999). La investigación universitarias en América Latina. Colección respuestas. Ediciones IESALC UNESCO. Caracas. Venezuela.

Lucilo, L. (2019) Formación de posgrado en América Latina: políticas de apoyo, resultados e impactos. Ediciones EUDEBA, Buenos Aires, Argentina.

Manifiesto Liminar: disponible en http://www.unc.edu.ar/sobre-la-unc/historia/reforma/manifiesto

Morles, V., Medina R., E. y Alvarez B., N. (2002). La Educación Superior en Venezuela. Ediciones IESALC. Caracas, Venezuela.

Quijano, A. (2014). Cuestiones y Horizontes: Antología esencial de la dependencia histórico-estructural a la colonialidad/descolonialidad del poder. Colección Antologías. Clacso. Buenos Aires. Argentina

Sousa Santos, Boaventura (2008). La universidad del siglo XXI. Ediciones CIM. Caracas. Venezuela.

Tünnermann Bernheim, C. (1996) Breve historia del desarrollo de la universidad en América Latina, publicado en La Educación superior en el umbral del siglo XXI, Caracas: Ed. CRESALC, 1996, pp-11-38

 

 


[i] Especialmente en casas de estudios superiores como la Universidad Central de Venezuela a mediados del siglo XIX.

[ii] Contenido de los corchetes es mío para contextuar adecuadamente la cita

[iii] En este trabajo partimos del principio que todo conocimiento es primero usado, probado, implementado o desechado por las diferentes expresiones del modelo capitalista globalizado, previamente a su liberación en el mercado de consumo académico.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes. 

FUENTE: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=214518

La universidad en Bolivia también tiene esa falla de origen como todas en Latinoamérica y tiene que abordarse el tema de un cambio profundo.

Actualmente, el capitalismo tiene en el traje y corbata, exactamente el molde y modelo de profesional que requiere para perpetuarse y nuestras universidades producen y moldean dentro de sus limitaciones esa materia gris que reproduce la dominación imperial y/o colonial.  El traje y corbata es el uniforme de esclavo del Capitalismo, salvaje y depredador.

En esa perspectiva de liberación y reconstrucción de una nueva universidad que resuelva y sea la base de nuestro desarrollo, me permito apuntar algunos de los grandes problemas que tiene Bolivia por resolver y en los que la Universidad puede aportar:

  • La reforma educativa que incluye la propia universidad boliviana.
  • Salud gratuita e integral para todos (centros de investigación y laboratorios), necesitamos medicina boliviana.
  • Infraestructura de transporte (carreteras, trenes, mas aeropuertos), requerimos expertos en ingeniería.
  • Multiplicar y fortalecer los medios de comunicación públicos y alternativos, construir una trinchera mediática nacional con un periodismo que se ponga la camiseta de Bolivia para todos.
  • Desarrollo de energías limpias (centros de investigación aplicada, investigación básica, etc.)
  • Soberanía alimentaria natural. (agronomía, biología, etc.)
  • Fortalecer nuestra identidad nacional, fortalecer la nación boliviana. (deporte, cultura, rescate histórico, museos)

Hay muchos mas y la mayoría esta contenida en la Agenda Patriótica 2025. Quedan libres de aportar sus propuestas.
Xel

, , , , , ,

No Comments

NUEVA LEY 351 DE NORMATIVA DE ONGs OTORGA SOBERANIA A BOLIVIA

by : Disclosure Bolivia    @DISCLOSUREBOL

La Paz-Bolivia(10-07-2016)-AGDB.-Con la Nueva Ley 351 aprobada se busca fiscalizar los recursos que manejan las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), Fundaciones y entidades que reciben donaciones y que se encuentran al margen de la Ley; además de controlar el cumplimiento de los objetivos con los que han sido creadas estas entidades, reforzando adicionalmente la lógica de soberanía plena del estado respecto a organismos y corporaciones externas evitando así su injerencia directa en los roles del estado.

El proyecto de ley denominado “Control para transparentar los fines y objetivos del manejo económico de las ONG y otras entidades que contengan recursos externos o donados”

Las ONGS y FUNDACIONES deben contribuir de forma irrestricta al desarrollo económico y social del país, deben registrar su actividad, cumplir todas las normativas legales del país, transparentar sus fuentes de financiamiento y manejo de sus recursos. Estas ONGs y FUNDACIONES no deben recibir financiamiento de agencias vetadas por el estado boliviano y que vulneran su soberanía, tales como USAID, y otras agencias como NED, NDI, IRI y otros organismos externos. La normativa es clara tampoco estas ONGs o FUNDACIONES deben ejercer influencia o injerencia directa o indirecta en los asuntos internos del país.

Las ONGs deben registrar su actividad específica dentro del país.

ONGs y FUNDACIONES que incumplan esta normativa serán pasibles a su expulsión definitiva del país, revocándose su personería jurídica haciendo respetar de esta forma la plena soberanía del Estado Boliviano.

Todas las ONGs, fundaciones y organizaciones deben adecuarse a la Nueva Ley vigente.

Es de hacer notar que el estado boliviano conserva y protege todas las iniciativas privadas si estas sobre todo contribuyen al desarrollo económico y social del país.

Antes de esta reglamentación el estado estaba subordinado a todo tipo de entidades externas sin el más mínimo control.

“La finalidad de esta ley es establecer procedimientos para el funcionamiento de fundaciones y ONG para controlar el cumplimiento de los objetivos y fines, además para transparentar su manejo económico en el marco del principio de soberanía”, explicó a OPINIÓN el vicepresidente de la Cámara de Diputados y proyectista de la futura norma, Víctor Borda Belzu.

Además dijo que la futura ley prohíbe estrictamente las donaciones en dinero y en especie que impliquen condicionamientos políticos e ideológicos que afecten al principio de soberanía, siendo esta una causal para el cierre de las ONG y de toda entidad que reciba recursos externos o donaciones provenientes de organismos financieros multilaterales, agencias de cooperación internacional y otros.

En Bolivia funcionan 1.287 ONG, de las cuales solo 237 están legalmente facultadas para ejercer sus atribuciones y funciones, pues cumplieron los requisitos de la Ley 351 de otorgación de Personalidades Jurídicas de 2013.

La jefa de bancada del Partido Demócrata Cristiano (PDC) de NARCODERECHA, NORMA PIEROLA, NO ESTA DE ACUERDO CON LA NORMATIVA Y PREFIERE SEGUIR COMO ANTES SIN CAMBIO ALGUNO, PERMITIENDO LA VULNERACION DE LA SOBERANIA DEL PAIS E INJERENCIA EXTERNA. DICE QUE PREFIERE A ESTAS ONGS CON ESE INTERES DE SIEMPRE DICTAR POLITICAS ECONOMICAS, AMBIENTALES Y DE FORMAS DE DEMOCRACIA QUE ELLAS VEN ADECUADAS. PIEROLA, CONFIRMA QUE PREFIERE QUE LAS ONGS NO ESCUCHEN NI OBEDEZCAN AL GOBIERNO.

“Sabemos que el objetivo del oficialismo es controlar las organizaciones no gubernamentales, las que no quieren seguramente serán expulsadas”, adelantó PIEROLA.

A su vez, el senador opositor de NARCODERECHA Víctor Hugo Zamora, también respalda esa opinión de que la Nueva Ley puede dañar y perjudicar la INJERENCIA DE ESTAS ONG Y FUNDACIONES, que actualmente actúan en contra de la soberanía de Bolivia. Para este senador las ONGs son las que deben DICTAR LA GESTION DEL GOBIERNO Y SU CAMINO.

Las ONG que operan en Bolivia que están bajo la mira del Gobierno desde 2011, cuando se realizó la movilización del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), son principalmente aquellas dependientes de USAID y varias agencias norteamericanas.

En diciembre de 2013, el presidente Evo Morales expulsó a la ONG danesa IBIS, que conspiro en Bolivia haciendo injerencia política y causando desestabilización trabajando a favor de las MULTINACIONALES.

El Gobierno acusó en agosto 2015, a varias ONGs y FUNDACIONES de “tergiversar información, hacer política y defender intereses de las empresas transnacionales y del Departamento de Estado de EEUU, siendo serviles a intereses foráneos contra el país, varias de ellas de DESEAR UN RETORNO AL NEOLIBERALISMO”.

También ahora se sabe que varios de los conflictos sociales graves en Bolivia fueron manipulados y financiados por ONGs realizando injerencia, como por ejemplo el actual conflicto de los DISCAPACITADOS, donde una ONG DANESA como la ADD, está involucrada actuando y financiando el conflicto con miles de dólares.

La nueva normativa para controlar las actividades de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), fundaciones y otras organizaciones que reciben donaciones externas no están prohibidas de ejercer actividades políticas en favor de la democracia, pero “no deben inmiscuirse en asuntos internos ni afectar la soberanía del país”.

El proyectista de la norma, Víctor Borda, precisó que el requisito fundamental está contemplado en la Constitución Política del Estado señala que no se debe afectar la soberanía del país ni realizar intromisiones en asuntos internos, pues el origen de los recursos es externo.

“Si una ONG o fundación establece en sus fines y objetivos para hacer política en Bolivia, debe ser clara, abierta, de forma transparente y no estar disfrazada con otras actividades para engañar e influir en sectores de la población para conspirar contra el cualquier gobierno del país y peor aún desear un retorno al NEOLIBERLISMO”, aseveró.

Según Borda, algunas ONG “a título de medio ambiente o de ayuda a la comunidad comienzan a hacer política e injerencia”, cuando su objetivo específico es preservar el medio ambiente o apoyar a la población en acciones sociales.

Los límites para esta actividad están establecidos en la Constitución Política del Estado que protege el principio de soberanía del Estado. “No puede haber un organismo internacional u ONG que se inmiscuya en la política interna”, aseveró Borda.

El Gobierno en plena defensa de su soberanía identificó a varias organizaciones que no cumplen con sus fines, además dijo que hay cuatro ONG que fueron observadas por “ intromisión en el país, con afanes desestabilizadores”.

Borda denunció que hay ONG que hacen política encubierta. “Mejor que vayan a su país a hacer política, lo peor es que apelan a mentiras para desinformar y provocar incertidumbre. Está claro que defienden intereses extranjeros”, aseveró.

La norma contempla tres tipos de donación: La Oficial otorgada por organismos financieros multilaterales, agencias de cooperación internacional, gobiernos o países a las ONG, a través de un acuerdo convenio suscrito con el Estado Boliviano.

También hay la donación directa al Estado o alguna de sus entidades y la donación no oficial o unilateral, que es transferido directamente a entidades u organizaciones privadas.

No faltan legisladores de oposición de NARCODERECHA y pseudo analistas que reclaman por la NUEVA LEY QUE AHORA OTORGA MAYOR SOBERANIA AL PAIS A NIVEL INTERNACIONAL.

Según el experto FABRIZZIO TXAVARRIA VELAZQUEZ opina que la NARCODERECHA esta desesperada y ven claramente una vulneración a sus intereses, al grifo de dinero que los alimenta, y agrega , LA NARCODERECHA QUIERE SEGUIR COMO ANTES, DONDE LAS ONGS ESTAN POR ENCIMA DEL GOBIERNO Y DEL ESTADO Y EL GOBIERNO Y EL PUEBLO ESTAN DEBAJO DE ELLAS, y felicita esta decisión soberana de BOLIVIA, una normativa similar a la promulgo RUSIA o CHINA para defender su soberanía. También agrega, LAS ONGs y FUNDACIONES NO DEBEN ESTAR PARA COLOCAR Y RETIRAR GOBIERNOS , ESA NO ES SU FINALIDAD, SINO SIMPLEMENTE COLABORAR EN LAS AREAS QUE REQUIERA EL ESTADO, LAS ONGS NO ESTAN PARA DICTAR LAS POLITICAS Y GOBERNAR UNA NACION , SI ELLAS DESEAN REALIZAR INJERENCIA DEBEN FORMAR UN PARTIDO POLITICO Y DEDICARSE A ELLO, asevera.

El presidente del Colegio de Politólogos de La Paz, Ludwing Valverde, en una posición de apoyo a la NARCODERECHA también se alinea en contra de los intereses del país afirmando que las ONGs no deben ser controladas.

El ministro de Autonomías, Hugo Siles, informó este domingo que el 98% de las organizaciones no gubernamentales (ONG’S) iniciaron su trámite de adecuación a la Ley de Otorgación de Personalidades Jurídicas (Ley 351).

“Prácticamente el 98 ó 99% se han constituido ante el Ministerio de Autonomías para iniciar sus trámites de adecuación a la Ley 351”, declaró la autoridad al canal de televisión gubernamental (Canal 7).

El Ministro señaló que son muy pocas las ONG’s que dejaron paralizado su trámite, entre ellas mencionó al Centro de Estudios Laborales y Agrarios (Cedla).

“Tan sólo deben haber, contados con los dedos de una mano, un par de organizaciones que no han reactivado sus trámites desde el año pasado. Hay una organización, Cedla por ejemplo, es la que tiene inactivo su trámite desde mayo de 2015”, dijo Siles.

La autoridad indicó que el trámite del Cedla corre el riesgo de ingresar en caducidad si es que no lo reactiva lo más antes posible.

A propósito del último fallo del Tribunal Constitucional, que declaró la constitucionalidad de la Ley 351, luego de que las ONG’s habían presentado un recurso contra esta norma, el Ministro reiteró que ninguna organización en el país puede operar con fines distintos a los que declaró de principio y menos puede, a través de su actividad, vulnerar la Constitución y otras leyes del Estado boliviano.

LAS DONACIONES DE LAS ONGS DEBEN SER REGISTRADAS CADA 6 MESES

Se establece la obligatoriedad de registrar, de forma semestral, las donaciones que reciban las organizaciones no gubernamentales (ONG) y toda entidad que sea receptora de recursos económicos externos de organismos financieros multilaterales, agencias de cooperación internacional, gobiernos y otros, señala el proyecto de ley.

El vicepresidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, manifestó que los informes sobre donaciones se realizarán en el Registro Único Nacional de Organizaciones No Gubernamentales, a cargo de la Subsecretaria de Política Social y el Viceministerio de Inversión Pública y Financiamiento Externo (VIPFE).

Además, la futura ley prohíbe las donaciones en dinero y en especie que impliquen condicionamientos políticos o ideológicos que afecten al principio de soberanía, siendo esta una causal para el cierre de las ONG y toda entidad que reciba recursos externos o donaciones provenientes de organismos financieros multilaterales, agencias de cooperación internacional y otros.

REGISTRO

Borda explicó que todas las entidades deberán registrar los bienes donados o adquiridos como producto de las donaciones que reciban en sus inventarios y reflejarlos en sus estados financieros, cumpliendo las normas y procedimientos de administración vigentes. En caso de incumplimiento estarán sujetas a las sanciones impuestas en la presente ley.

Asimismo se establece que las donaciones, o su equivalente en moneda, deberán inscribirse en los presupuestos institucionales, acorde al decreto y reglamentos presupuestarios vigentes.

La vigencia de las ONG y otras entidades estará sujeta a la verificación de cumplimiento de objetivos y fines materializado en sus estatutos y programas.

CARTA AL RELATOR DE LA ONU

El ministro de Autonomías, Hugo Siles, informó hoy que su despacho dirige una carta al relator especial de la ONU para la libre asociación, Maina Kiai, para explicarle sobre los alcances de la Ley 351 de otorgación de personalidades jurídicas en el marco del mandato de la Constitución Política del Estado (CPE).

“Nos sorprende que el relator de Naciones Unidas (haya calificado la ley 351), al cual ya le estamos respondiendo con una carta explicándole que nuestra Constitución Política del Estado está por encima de las normas y leyes, y establece con claridad que el Estado reconoce, protege y conserva la iniciativa privada para fortalecer el desarrollo económico y social del país”, manifestó Siles en declaraciones a BTv.

El 7 de julio, el relator especial calificó la Ley 351 y el Decreto Reglamentario como “un ataque al fundamento mismo del derecho a la libertad de asociación pero no cita que esta NUEVA LEY DEFIENDE LOS INTERESES DE BOLIVIA, LA SEGURIDAD NACIONAL Y PROHIBE QUE CORPORACIONES O ORGANISMOS EXTERNOS REALICEN INJERENCIA EN EL ESTADO”.

REFERENCIAS.-

http://senado.gob.bo/sites/default/files/leyessenadores/Ley%28351%29_0.PDF

http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2015/1018/noticias.php?id=173498

http://www.lostiempos.com/actualidad/nacional/20160710/gobierno-envia-carta-relator-onu-explicarle-alcance-ley-boliviana-ong

http://www.lostiempos.com/actualidad/nacional/20160707/califican-ley-boliviana-ong-como-ataque-libertad-asociación 

FUENTE: https://disclosurebolivia.wordpress.com/2016/07/11/nueva-ley-351-de-normativa-de-ongs-otorga-soberania-a-bolivia/

Las ONG’s tienen su propia agenda que nada tiene que ver con los intereses soberanos de Bolivia.

Y como siempre, somos directos y sin medias tintas: Las ONG’s se camuflan de acciones humanitarias y/o religiosas como las miles de sectas que pululan por nuestros pueblos, pero sus verdaderas intenciones son los negocios, son la punta de lanza de las Multinacionales y “el dinero sucio”vinculado a la delincuencia organizada para introducirse en cualquier país.  Y muchas de estas ONG’s tienen como origen y financiamiento la CIA que a través de su pantalla USAID trabajan para “el imperio genocida”; Multinacionales e “imperio genocida”son lo mismo, entre ambas no hay diferencia, su objetivo es saquear los recursos naturales de todo el mundo e imponer gobiernos títeres, “vendepatrias”con ese fin.

Xel

, , , , ,

No Comments

Islandia hace oficial a su primera generación con el 100% de ateos

Islandia es un pequeño país europeo con un poco más de 323 mil habitantes. (Foto: islandia24.com)

Una encuestra realizada recientemente en Islandia arrojó un dato único en el mundo, pues el 100% de los ciudadanos menores de 25 años de ese país son ateos, lo que convierte al país en el primero con una generación completa no creyente.

Curiosidades: Con una población de 320.000 habitantes, el cuerpo de policía regular en Islandia no porta ningún tipo de arma de fuego.

La encuesta, que corrió a cargo de Icelandic Ethical Humanist Association, documenta que en casi todas las categorías de edad la mayoría cree que el mundo se originó como consecuencia de un ‘Big Bang’.

Un 77.7% de los islandeses entre 25 y 44 años apoya esta teoría y un 93.99% dice que además el “Big Bang” sucedió sin ninguna ayuda divina; mientras, un 0.0% cree que el Dios de la creencia cristiana creó la Tierra.

FUENTE: http://www.soy502.com/articulo/islandia-hace-oficial-primera-generacion-100-ateos

Dentro la categoría de avances de la ciencia, de la libertad de conciencia, de un mundo mas equitativo, pacífico y tolerante, esta noticia ofrece esperanza y abre un nuevo horizonte para un mundo sin religiones que nos dividan y las posibilidades de dar un salto cualitativo del pensamiento humano pueden materializarse en un futuro cercano.

No estoy diciendo que ser Ateo sea lo máximo además de que sería una contradicción, sencillamente debe entenderse que existen personas que no creen en la existencia de ningún dios y que haya surgido una generación 100% de ateos dentro de un país, es toda una revolución cultural y de emancipación del pensamiento humano.

En Bolivia con “La Revolución Cultural del Proceso de Cambio”, se ha iniciado a cuestionar y discutir como es que seguimos sometidos por las ideas coloniales.

Lo voy a decir de forma contundente, tardaremos como 100 años o más para descolonizar nuestras vidas y mentes en Bolivia.

Sin ir mas lejos, aquí en Camiri no será fácil la lucha contra la discriminación y el racismo, porque existe demasiada desigualdad, además de que las instituciones que reproducen la ideología colonial como la iglesia, sectas cristianas, la escuela (materia de religión en aulas), radios, Tv., los terratenientes ganaderos y sus costumbres, etc. son muy fuertes.  Además del complejo de superioridad que le quedó al Camireño de haber sido en su momento “los amos del universo”, “los típos de la película”, “los reyes entre reyes”, con el auge del petróleo.

En esta lucha por descolonizar nuestra mente estoy casi solo y en uno de los lugares mas tenebrosos en términos de desigualdad.  Pensar en una generación de ateos en Camiri ó en Bolivia ó el Continente es una batalla descomunal.  Pero que bien que en Bolivia se haya iniciado la vieja lucha entre el dogma y la razón.  Estoy plenamente seguro de que en unos 100 años, si es que existe todavía esta ciudad y el río no se ha secado, seremos un poco mas libres.

Xel

, , , , ,

No Comments

La réplica profana del cura Pérez

Andrés Sal-lari

Profano. No forma parte de lo sagrado ni de lo religioso.

El empresario mediático Eduardo Pérez respondió a las acusaciones del ministro Juan Ramón Quintana mediante una columna de opinión en Página 7.

A continuación daremos lectura de la misma:

La dignidad es fortaleza humana de carácter espiritual y de manejo complicado. La dignidad exige actitudes desafiantes, sobre todo autocontrol. Es decir, saber manejarse con disciplina, sacrificio y misericordia. Los animales no tienen dignidad porque viven a base de instintos. Pueden matarse entre sí. Pero, no pueden asesinar porque sus instintos los dominan.

 Ser digno no es resultado de aplausos, ni de medallas, ni de reconocimientos ajenos. Es cualidad íntima de cada quien. Es difícil para extraños señalar quién es digno o indigno. La convicción humana señala la actitud correcta.

Pero, hay ciertas verificaciones objetivas que pueden determinar la dignidad de cada ser. La mentira es indigna pues se basa en el placer. El  mentiroso pretende engañar a los demás, pero no toma en cuenta que con la mentira se engaña él mismo. Un mentiroso construye su comportamiento a base de su propio egoísmo, es decir, a esa animalidad que todos nosotros cargamos de manera permanente, aunque no la aceptemos. Todos luchamos dentro de nosotros mismos con nuestro demonio particular. Él busca nuestra indignidad al precio que fuere.

 La dignidad significa respeto. Ese respeto se construye con la verdad. Pero, esa cualidad es poco atractiva hoy en día. Los mentirosos definen, según su propio egoísmo, qué es verdad y qué es mentira. Jesús, hijo de Dios e hijo del hombre, nos interpela, según los evangelios, con estas palabras: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. Sus seguidores queremos asumirlas como utopías cotidianas. Los incrédulos buscan  olvidarlas y utilizar las mentiras como autodefensa para así expresar de forma clara al enemigo que cobijan en sus cerebros. ¡Busquemos nuestra propia dignidad humana!

—–*——

Este columnista se declara extasiado por la reflexión moral del representante jesuita.

Pero lo que en todo caso la sociedad necesita aclarar es si efectivamente Pérez se quiso beneficiar de manera espuria con recursos de los contribuyentes bolivianos.

Quintana denunció que el empresario jesuita intentó extorsionar al gobierno mediante la contratación de encuestas con un obsceno sobreprecio.

Resulta preocupante constatar el contraste absoluto entre el ejemplo de Javier de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús en el Siglo XVI -quien practicaba ejercicios espirituales para acercarse al ascetismo- con los de Eduardo Pérez.

La larga actividad empresarial y periodística del sacerdote lo ubica mucho más cerca de un explotador capitalista ególatra, que de los preceptos de privación y penitencia que promueven los ascetas.

En términos religiosos con los que no acuerdo para nada, Pérez aparece mucho más próximo a las licenciosas conductas pecaminosas practicadas por Fernando Lugo que a los principios de  obediencia, pobreza y castidad promovidos por los jesuitas pioneros.

En todo caso para mejorar la calidad de nuestra especie humana y de nuestras democracias, merecemos mayor transparencia y menos caradurismo. Con lecciones vacías de moral y plenas de hipocresía, Pérez sólo emana su profana espiritualidad.

Los grandes hombres como Jesucristo, Ignacio de Loyola o el Che Guevara predicaron con el ejemplo.

Mejor sería no invocarlos en vano. Citar a “Jesús, hijo de Dios e hijo del hombre”, con la pretensión de justificar una denuncia de extorsión en una columna de Página 7, es una violación al segundo mandamiento.

Lo último que necesitamos es –amén de la extorsión monetaria- que nos pretenda imponer una extorsión intelectual.

Este tiempo reclama aclaraciones, no sermones.

FUENTE: http://abyayala.tv.bo/index.php/2016/07/08/la-replica-profana-del-cura-perez/

Relacionado: EL cura Pérez enmudece ante J.R. Quintana

Si se hace una investigación de su fortuna, sus correligionarios y seguidores se llevarían una sorpresa.

Buena réplica comandante Sal-lari! Este empresario mediático reproduce la ideología colonial, represora de la iglesia que no hace otra cosa que dividir al pueblo y al mismo tiempo hace negocio, un “santo negocio”. Hipocresía, cinismo y lucro, vaya “trinidad”, no?

Xel

, , , , , ,

No Comments

LA ÉTICA EN LA COMUNICACIÓN SOCIAL SE PIERDE ENTRE LA VORACIDAD IMPERIAL Y APETITOS POLÍTICOS

AÑOS DE TRASTROCAMIENTO DE VALORES

Rodrigo Santillán Peralbo
Los últimos años del siglo XX y primeros del siglo XXI, han sido pródigos en revoluciones científico-técnicas y su descomunal desarrollo que, en ciertas circunstancias, se caracterizan por el desprecio a los valores esenciales de la especie humana. En estos últimos años, la humanidad padece de grandes impactos tecnológicos y profunda náusea provocada por el neoliberalismo y el neoglobalismo imperial que globaliza capitales e impide el cruce de fronteras a los seres humanos, como si la calidad de migrantes los hubiesen convertido en parias de la peor especie. Años son de iniquidad y vergüenza, de envilecimiento y trastrocamiento de valores. Tiempos de reordenamiento del sistema de dominación y de reacumulación de capitales en los que se ha elevado a categoría divina el valor dinero; el enriquecimiento de unos pocos sobre la base del empobrecimiento de unos muchos. Son tiempos de despiadadas guerras de agresión, guerras civiles y de crueles terrorismos que asesinan a personas inocentes y nada culpables de los conflictos sociales, económicos, políticos y culturales creados de quienes se creen dueños del mundo, de sus seres y sus cosas. .
Son tiempos de construcción de altares para adorar al “becerro de oro” y sus dioses menores: individualismo, egoísmo, satisfacción de apetitos voraces de personas y grupos privilegiados; éxito personal medido en “cuánto tienes tanto vales”, burla y desprecio de principios ideológicos, doctrinarios, filosóficos, morales y socio-culturales y de odios patológicos a aquello que se llamó justicia social, liberación de los pueblos, democratización de las sociedades, socialización de la propiedad de los medios de producción, solidaridad y ayuda mutua que garanticen la realización plena de la persona humana.
El don supremo de los pueblos que es la paz, es reemplazado por la guerra que siembra muerte y destrucción para satisfacer posiciones e intereses nacionalistas que tienen mucho de nazi-fascismo; por el aumento de conflictos regionales, por posiciones fanáticas en pseudo-concepciones étnicas y religiosas; pero, sobre todo para satisfacer las necesidades de capital de los dueños de los complejos industriales-militares, fabricantes de la muerte y azuzadores de toda clase de problemas y conflictos. Bastaría recordar lo que decía el magnate sionista-estadounidense Rothschild: “Si no hay guerras, hay que fabricarlas, para hacer negocios”. Los valores morales convertidos en ansias acumulativas de poder y fortunas.
La guerra, la violencia, la intolerancia, el fanatismo xenofóbico o deísta, el culto a la mentira y engaño masificados, son antivalores-valores del postmodernismo industrial, trasladados por los medios de comunicación social hasta los países periféricos y tercermundistas que, por efecto de la aplicación del despiadado e inhumano neo liberalismo -hijo bastardo del capitalismo imperial- son paulatinamente desplazados al cuarto o quinto mundos. Son pueblos condenados para siempre al subdesarrollo inicuo, al atraso miserable, a la marginalidad abyecta.
Estos son los tiempos en los que la verdad es reemplazada por mentiras técnica y científicamente preparadas; en los que la honradez y decencia son aniquiladas para dar paso a la corrupción en todas sus formas que objetivizan los más bajos instintos humanos, y que son capaces de pudrir las conciencias más firmes y obnubilar las inteligencias más preclaras, como producto acabado de las doctrinas neoliberales que asuelan a Europa, América del Norte, América Latina y el Caribe, en especial en los países en los cuales ha recuperado el poder y en los otros amenazados por las derechas más reaccionarias, desde siempre con el respaldo económico, financiero, político y militar del imperio.
El bien y el mal se confunden en “la calvicie moral” como diría José Ingenieros, de gobernantes y gobernados. Los antivalores se convierten en valores; la bondad en maldad, la honestidad en un saco de fuerza impertinente, la decencia en imbecilidad, la dignidad en disparate, los principios en dogales asfixiantes, la ideología en estupidez que impide la realización de buenos negocios o simplemente la compra-venta de conciencias.
En estos tiempos no importan las políticas sociales, las necesidades básicas de los hombres, los anhelos y esperanzas de los humildes, de los pobres, porque la pobreza apesta y no merece la mínima atención de Estados y gobiernos. Son -qué duda cabe-tiempos de náusea y desprecio a los valores del humanismo, a la esencia de lo humano.
Naturalmente que las definiciones conceptuales de la moral y sus prácticas se condicionan y acomodan a los tiempos porque no son permanentes, inmodificables, definitivas. Cambian y se transforman dialécticamente en las mismas formas y medidas en que cambian los sistemas socio-económicos; político-culturales. La evolución de la ética es natural como antinatural es su involución, como la que se observa en estos años; pero que tiene su razón de ser, si se busca racionalizar la irracional doctrina de neodominación imperial diseminada por el neoliberalismo.
La ética no es un producto totalizador de las relaciones humanas pero su teoría científica pretende regular las relaciones sociales; por eso crea normas, reglas, usos sociales. Crea ordenaciones que permiten o prohíben, premian o castigan, ordenaciones indispensables que sirven de freno para los apetitos humanos, pues sin esas ordenaciones, normas, reglas; los seres humanos ya habrían desaparecido, puesto que no se puede confiar en la moderación propia de los instintos del hombre. El ser humano necesita normas y ajustarse a ellas y ese es el precio primario que paga por su derecho a vivir en sociedad que en correspondencia le permite la realización de su vida. El ser humano solo, individual, librado a si mismo para la satisfacción de sus necesidades es tan sólo una abstracción o simple experimento intelectual, afirma el sicosociólogo alemán, Philipp Lersh.
Las ordenaciones son indispensables para la evolución, desarrollo y progreso de la especie humana a condición que cada norma, regla o delineación del comportamiento social sea aceptada por el hombre en uso de la libertad; en consecuencia, ésta es requisito fundamental para la existencia y valoración social de la ética. La práctica de la libertad presupone la voluntad consciente del individuo para actuar en determinado sentido con absoluta responsabilidad social y con pleno conocimiento de sus derechos individuales y de los derechos humanos, civiles y políticos, económicos, sociales y culturales de la colectividad, del grupo, del sector social en el que vive, al que se pertenece y en que interactúa. La condición esencial del ser humano es su dependencia e interdependencia de la sociedad, de la que tanto recibe como da, en cuanto tiene oportunidad de hacerlo; pues, el hombre es un ser social por naturaleza y a esta situación debió referirse Aristóteles cuando definía al hombre como un “zoon politikón” (animal político).
No cabe duda alguna que las normas éticas regulan la existencia humana porque sus principios guían, orientan, determinan, no sólo los actos humanos sino, fundamentalmente, porque pretenden ordenar o normar las formas conductuales individuales y colectivas. Por esta razón, pese al dinamismo evolutivo de los valores morales ya que las concepciones de la ética concluyen en que es una ciencia que surge de hechos sociales concretos provenientes del sistema socio-económico-cultural; su observancia y práctica es un asunto personal-individual, dimanado por la sociedad pero usado por la razón y voluntad de cada componente del grupo social.
Sin que importe el grado de evolución económica, social, política y cultural de los grupos o sociedades humanas, cada uno posee particulares normas éticas cuya inobservancia castiga el grupo, la sociedad o su ordenamiento legal y político a través de las diversas formas y concepciones del Estado, que en nombre y supuesta representación de todos sus miembros, dicta leyes que mandan, prohíben o permiten. No existe sociedad o grupo carentes de normas.
Esta singular percepción de cohesión social es fundamental en el momento en que cada grupo se considera con derecho a expedir sus propias normas ético-culturales, situación que impulsa a los sectores profesionales a normar sus actividades a través de la adopción de reglas inscriptas en códigos de ética y conducta profesional.
Cada profesión tiene sus propias normas, sus reglas, ordenaciones que mandan, permiten o prohíben. La violación de esas normas presupone una serie de castigos que incluye la expulsión definitiva del grupo profesional y la prohibición del ejercicio de la profesión, si la falta es tan grave que amerite esa enérgica sanción.
El distinguido periodista ecuatoriano y profesor universitario, Fabián Garcés, prematuramente fallecido, en su obra “Ética en la Comunicación ” cita a Aquiles Méndez para tratar de ampliar la concepción de la ética profesional, quien afirma: “Reuniendo todas las cátedras de moral de cualquier procedencia histórica y de cualquier posición ideológica (materialista o espiritualista, religiosa o racionalista ), por encima de los desacuerdos verbales y de las desavenencias escolásticas, hay una conciencia unánime sobre dos puntos fundamentales:
a) uno, de orden teórico: la sabiduría depende del dominio del espíritu sobre los sentidos
b) otro, de orden práctico hacer el bien y evitar el mal o más concretamente, “haz el bien a tus semejantes”.
De lo que se trata es de normar la práctica profesional a través de concepciones morales definidas en códigos o estatutos a partir del conocimiento del bien y su práctica libre, razonada, voluntaria y responsable. Fabián Garcés señala con mucho acierto que a la ética o moral profesional suele definírsela como ” la ciencia normativa que estudia los deberes y los derechos de los profesionales en cuanto tales”. Es lo que se ha bautizado como ” deontología”. El concepto medular de la ética profesional es la moralidad. Pero, por la trascendencia social y humana de la profesión (periodista más que comunicador social) también tiene particular relieve el derecho, la sociedad entendida como solidaridad humana, la tradición, las costumbres, la virtud y otros valores…”
Los periodistas- comunicadores tienen graves responsabilidades básicas: Informar y orientar a los pueblos para satisfacer el derecho social de la información y para guiar, educar, concienciar a los grupos humanos sobre los asuntos que tengan trascendencia y sean de interés público o afecten directa o indirectamente a la existencia y desarrollo de la sociedad. Lamentablemente, en sistemas capitalistas como el ecuatoriano que además soporta un capitalismo subdesarrollado y dependiente “el interés del público se halla subordinado al afán mercantil, lo cual obliga a los comunicadores a vulgarizar su producción”, según afirmaba Luís Ramiro Beltrán, en tanto que el prematuramente fallecido periodista ecuatoriano, Lincoln Larrea sostenía que si la información es un bien social, se hace necesario que “se oriente hacia la concienciación de los ciudadanos para asegurar la completa comprensión de los procesos económicos y políticos…”. Lincoln Larrea fue un brillante periodista y un abogado de extraordinaria solidez intelectual y moral.
Sobre este problema, Rubén Astudillo considera: “No es justo exigirle un comportamiento ético exclusivamente al comunicador. También hay que pensar en una ética del lector, o del espectador. Una sociedad ávida de sensacionalismo no es el mejor incentivo para el comunicador honesto. Opera una doble ética: la del que entrega el mensaje y la del que lo recibe”. La cuestión es absolutamente ética si se entiende que al periodista-comunicador debe estarle negado procesar mensajes que satisfagan los bajos instintos de la gente, que exciten la morbosidad y los vulgares apetitos; y, por otra parte, es necesario pensar en los niveles educacionales y culturales de la población, pues un público educado y culto exige de los medios de comunicación, mensajes con altos niveles culturales. La vulgaridad siempre es una ofensa a la conciencia ética de los perceptores de mensajes. Pero en una sociedad mercantilista, lo deseable desde el punto de vista ético se estrella contra las exigencias económicas de la empresa de comunicación.
Nadie puede negar que mientras más sangre se derrame en las páginas amarillistas de la crónica roja de los periódicos, más ejemplares se venden o más sintonía alcanzan los canales de televisión y radiodifusoras que le dejan ver u oír informaciones relacionadas con crímenes y toda clase de delitos. Ante las necesidades materiales-económicas de los empresarios ansiosos de mayores ganancias, la ética siempre pierde.
Las concepciones de la ética de los medios de comunicación social insertos en el capitalismo o sirvientes de ese sistema, están íntimamente relacionadas con las definiciones de economía de mercado, libre empresa y libre competencia. La noticia es una mercancía, un producto industrial que debe dejar utilidades. Los derechos de los periodistas-comunicadores, la responsabilidad social del periodista, el derecho de los pueblos a la información; son simples paparruchadas que molestan la efectiva realización de los negocios, la obtención de utilidades prontas y generosas.
Las normas éticas se subordinan al valor comercial de la información, es decir al valor dinero. Para los empresarios de la comunicación vale el consejo del moribundo padre judío a su hijo: ” Haz dinero honradamente, pero de todas maneras haz dinero…”; esta parece ser la premisa en la que se mueven los dirigentes y propietarios de la industria de la información y comunicación en el sistema capitalista y así lo confirma el pensamiento de Peter Hamilton, del famosos World Street Journal cuando enfáticamente decía: “Un periódico es una empresa privada que no le debe nada al público, el cual no le concede ninguna franquicia. Por consiguiente, no tiene nada que ver con el interés público. Es categóricamente, propiedad del dueño, quien vende un producto manufacturado a su propio riesgo”.
Estas formas de entender el papel de la prensa en el sistema capitalista, impulsaron a que sean cuestionadas por parte de comunicadores sociales, periodistas y gremios, cuyas inquietudes, investigaciones, experiencias, fueron recogidas por diversos centros de investigación de la comunicación o por investigadores de los efectos de los mensajes difundidos por los medios de comunicación; estudios que demostraron el rol negativo de las concepciones capitalistas de la práctica del periodismo y de la ética.
Luís Eladio Proaño, distinguido periodistas ya fallecido, ex-Director del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación Social para América Latina ( CIESPAL ), dijo tajantemente: “Un periodismo responsable jamás podrá admitir la fórmula nocivamente simplista que define la libertad de prensa como negocio y peor todavía, como sólo negocio. Tampoco es admisible que la obligación de informar no admita ninguna limitación en cuanto a los medios que se utilizan para lograr la noticia. La primera obligación de todo periodismo profesional es la de ser y permanecer libre. La libertad está expuesta a presiones de toda clase que proviene de gobiernos, de ideologías políticas, de grupos de presión y de compromisos y alianzas de interés económico. Muchas son las preguntas que a este respecto podrían plantearse: ¿Hasta qué punto el monopolio de un medio o varios medios pone en peligro la libertad? ¿en qué medida los anunciantes la coartan? ¿cómo evitar el impacto que la manipulación experta de los medios de comunicación llevada a cabo por hábiles relacionadores públicos y líderes políticos, puede causar en un público desprevenido? “.
Son múltiples los problemas, aspectos, fundamentos, deberes, derechos, efectos y defectos de la comunicación social que intervienen cuando se habla de ética de los periodistas y de los medios de comunicación social; factores que se ahondan al tratar de normar prácticas empresariales y comunicacionales que deben estar establecidas en diversos códigos de ética, a partir de las definiciones conceptuales de libertad de prensa y expresión del pensamiento, el derecho de los pueblos a estar informados, la responsabilidad social de los periodistas-comunicadores, las políticas de comunicación, el uso de la verdad, las prácticas de censura y autocensura y revisión o eliminación de conceptos tales como la objetividad, subjetividad, imparcialidad y neutralidad de los periodistas y lógicamente las deformaciones profesionales que conducen a abusos en la práctica profesional.
Se ha demostrado que es imposible la objetividad en los seres humanos y mucho más en los periodistas. Nadie puede ser imparcial o neutral. El verdadero periodistas es un profesional comprometido con la verdad y con la defensa de los intereses, sueños y esperanzas de sus pueblos o es comprometido con los intereses empresariales de los medios de comunicación a los que sirven o comprometidos con el poder político o económico de sus patrones, pero no hay lugar para la neutralidad.

FUENTE: http://www.revistasiempre.com

Mientras tanto en Bolivia la población soporta diariamente la epidemia de mentiras del periodismo privado asociado al de la iglesia:

 

, , , , ,

No Comments

Una Introducción a la Teoría Económica del Crimen

Las opciones para maximizar nuestro bienestar.

Una forma amplia de entender el crimen es utilizando la teoría económica. El análisis económico del crimen se basa el trabajo de Gary Becker, ganador del Premio Nobel de Economía en 1992.

Becker suponía que los criminales son individuos que actúan racionalmente y buscan maximizar su bienestar. Todos tratamos de elegir las mejores opciones, los mejores trabajos dentro de nuestras posibilidades, para maximizar nuestro bienestar.

Lo que distingue a los potenciales criminales es que ellos están también dispuestos a realizar actividades ilegales para conseguir ese objetivo.

¿Que implica que sean racionales? En términos muy simples, implica que eligen la mejor opción que está a su alcance dadas sus restricciones, y que no se contradicen en sus decisiones (en otras circunstancias, con el mismo menú de opciones disponibles, volverían a elegir la que escogieron antes).

En este marco, los individuos cometen actos criminales si los beneficios de hacerlo superan los de las actividades legales. Es decir, si el beneficio económico de delinquir (o sea el auto o el celular robado) supera el costo esperado de cometer el delito, que está influenciado por la severidad y lacerteza de la pena que afrontan. Los criminales comparan el beneficio neto de delinquir con el de realizar actividades legales, y eligen lo más rentable.

El problema en nuestra región es que el beneficio esperado de cometer crimines es más alto que el que derivan de otras actividades. Hay varias razones por esto

Un factor importante que distingue a la región del resto del mundo en desarrollo es su alta tasa de urbanización. Se ubica en torno al 80% (superior a la tasa promedio de 50% de los países en desarrollo), y similar a la tasa de Europa o Corea. Este proceso de urbanización ocurrió muy rápido, con millones de personas desplazándose a la ciudad y sin una adecuada planificación. Como resultado, las ciudades enfrentan grandes desafíos en la provisión de servicios como infraestructura, educación, salud y una gran deficiencia en la seguridad ciudadana.

En el contexto del modelo, podemos pensar que zonas con deficiente y desigual cobertura de servicios básicos, concentran factores de riesgo que contribuye a las mayores tasas de crimen y violencia. La desigualdad de oportunidades, hace que la población en peor situación vea al crimen relativamente más rentable que las actividades legales a las que tendría acceso. El deterioro de los espacios urbanos, como la falta de iluminación o pavimento tiende a incrementar las probabilidades de delitos, ya que las zonas en malas condiciones, con infraestructura dañada, pueden ser un indicador de ausencia del estado y por ende, zonas de baja probabilidad de ser arrestados y condenados.

La teoría de la prevención situacional de la violencia, justamente se basa en esta premisa: mejorar los espacios urbanos contribuye a reducir el crimen.

Respecto de la policía, que es un actor clave para disuadir y reducir el crimen, en la región observamos gran heterogeneidad. En la actualidad varias ciudades están atravesando un proceso de modernización y equipamiento de sus policías. Por ejemplo el BID está financiando programas de mejora de la gestión y el uso de sistemas de información, y análisis criminal en Uruguay, Ecuador, Brasil y Paraguay, entre otros.  O en Honduras el BID está cambiando la curricula de la policía para que sea más acorde al contexto actual.

Todas estas intervenciones, en términos de la economía del crimen, tienen como objetivo aumentar la efectividad de la policía, incrementar la pena esperada a través de la probabilidad de que los delincuentes sean aprehendidos,  y que los crímenes sean esclarecidos, y así disuadir  y reducir el crimen.

Finalmente, los indicadores del sistema de justicia penal en la región varían mucho entre países, pero en promedio se encuentran lejos de los estándares internacionales. Smit y Harrendorf  proveen cifras para 2006 en distintas regiones. El porcentaje de detenidos por cada 100 delitos denunciados en Estados Unidos era de 70, y es menos de la mitad de eso en América Latina y el Caribe. El porcentaje de adultos procesados por cada 100 delitos denunciados en Europa (Occidental y Oriental) era de 30 y alrededor de 14 en América Latina y el Caribe. Finalmente, el porcentaje decondenados cada 100 delitos en Canadá fue 9 y en nuestra región, 4.

Cifras más actuales para la región siguen apuntando en la misma dirección. Por ejemplo, en México de cada 100 crímenes registrados solo 8 iniciaron una investigación policial preliminar en 2012 según datos del INEGI o en Honduras solo el 21% de los crímenes reportados a la policía cuenta con un informe de investigación completo (Marco Sectorial de Seguridad Ciudadana BID, 2014).

Bajo el prisma de la economía del crimen, la muy baja probabilidad de castigo en América Latina y el Caribe es consistente con las elevadas tasas de crimen que se observan en la región en comparación con el mundo desarrollado en donde los potenciales criminales racionales son disuadidos, entre otras cosas, por una mayor probabilidad de aprehensión y de ser condenados.

La prevalencia de la impunidad, en este marco, incentiva la comisión de delitos.

Programas sociales que disminuyen el delito

Si bien este es solo uno de los enfoques posibles para entender las decisiones de los agentes, es lo suficientemente general como para interpretar otros enfoques.

En primer lugar, las políticas sociales de prevención de la violencia hacen las actividades legales más atractivas, aumentando los incentivos de elegirlas por sobre el crimen.

  • Por ejemplo, los centros comunitarios que mejoran la educación, las capacidades y el comportamiento de los jóvenes aumentaría su retorno de trabajar, y por ende reducirían el crimen.
  • Tratar ofensores de violencia doméstica, cambiaría sus preferencias en términos de cómo resuelven sus conflictos en el hogar, y al reducir el beneficio esperado de actuar violentamente, se reduciría el crimen.

Por su parte, mayores penas en cuanto a la certeza de ser aprehendido y condenado, o la severidad de las mismas podrían aumentar el costo esperado de delinquir, haciendo las actividades criminales menos atractivas:

  • Estrategias policiales basadas en análisis criminal, como el patrullaje preferencial de puntos calientes del crimen (conocidos como hotspots), aumentaría la probabilidad de arresto, y reduciría el crimen.
  • Tener policía comunitaria más cercana al ciudadano y con mayor presencia en el territorio, podría aumentar la condena esperada y reduciría el crimen.
  • Mayor acceso a la justicia, aumentaría la tasa de esclarecimiento de los casos, aumentando el castigo esperado para los criminales, con lo cual, también se reduciría el crimen.
  • Por último, el buen uso de la tecnología por parte de la policía y la justicia, como las cámaras de seguridad, que ayude a la resolución de los casos o a disuadir el crimen, aumenta el costo esperado de delinquir y reduciría el crimen. Respecto a las cámaras, la evidencia disponible sobre su efecto proviene en su mayoría de EEUU y el Reino Unido. Los estudios rigurosos muestran efectos moderados pero positivos, especialmente para ciertos tipos de delitos como el robo de autos y en general no hay desplazamiento a otras áreas. En la región no hay evaluaciones rigurosas de las cámaras.

La economía es a menudo descrita como el estudio de la asignación de los recursos escasos, y el crimen es uno de los muchos problemas sociales al cual destinamos nuestros limitados recursos.

La cuestión económica clave en relación a los costos de la reducción del crimen se centra en qué cantidad de recursos deben destinarse a combatir el crimen,  y en cómo asignar esos recursos entre los diferentes operadores del sistema de justicia penal, como la policía, los tribunales y las cárceles, y en otras intervenciones de prevención social de la violencia.

Para ello, generar conocimiento de que funciona y que no funciona, y que es costo-efectivo, es clave y es una tarea pendiente en la región en la que el BID tiene un rol fundamental. Queremos que exista información detallada sobre el crimen y la violencia para que todos los actores – la policía, la justicia, incluso la sociedad civil – puedan enfocar mejor sus acciones de prevención. Y también buscamos que los programas sean rigurosamente evaluados, para saber qué funciona y qué no funciona, para así compartir las mejores prácticas en toda nuestra región.

Foto: Flickr CC Dan Moyle

Suscríbase a nuestras alertas de email del blog Sin Miedos

Laura Jaitman es especialista en Seguridad Ciudadana del BID, desempeñándose en el área de conocimiento. Sus principales temas de investigación son economía del crimen, evaluación de políticas para prevenir y reducir el delito, y economía política. Antes de unirse al BID ha trabajado como consultora por una década para el Banco Mundial, el BID y J-PAL en temas de evaluación de impacto de políticas públicas en distintos países de América Latina. Jaitman es Doctora en Economía de University College London, Reino Unido; Master en Economía de la Universidad de San Andres, Argentina, y Licenciada en Economía en la Universidad de Buenos Aires, Argentina. 

FUENTE: http://blogs.iadb.org/sinmiedos/2015/01/22/una-introduccion-la-teoria-economica-del-crimen/

Un análisis en frío sobre el problema social de la delincuencia en nuestro continente.  Los datos comparativos permiten tener una idea sobre la situación general del crimen en nuestra región, queda mucho por hacer.

Xel

, , , , , , ,

No Comments

Jari Lavonen: “En Finlandia, los docentes son los pilares del país”

Para el decano de la Facultad de Educación en la Universidad de Helsinki (Finlandia) la educación académica de los profesores, su formación continuada y el fomento de su independencia de la autoridad central son claves en el sistema educativo finlandés. La participación activa de los padres y una metodología versátil hacen el resto.

En este país, los niños empiezan la escuela sobre los siete años, tienen menos horas de clase curricular comparado con otras naciones y no suelen hacer deberes en casa. Y es que según Jari Lavonen, “los niños de cuatro años lo que necesitan es jugar, no ir a la escuela”. La carrera de Magisterio en este país es una de las más exigentes: cada año se presentan 3.000 aspirantes, que quedan reducidos a unos 300 tras un par de evaluaciones. Después de las entrevistas, el número de estudiantes se queda en 120. Los futuros profesores, y también los que están en ejercicio, están constantemente formándose y cuentan con el reconocimiento de la sociedad, ya que son considerados pilares del país.

¿Cuáles son los principales pilares de la Educación en Finlandia?

Docentes preparados y un contexto educativo que les apoya en sus actividades diarias. Todos los maestros finlandeses tienen masters y están considerados como expertos académicos. Una importante característica del sistema educativo finlandés es su fuerte descentralización y la cultura de confianza, lo que significa que las autoridades educativas y los encargados de regular la educación a nivel nacional confían plenamente en los docentes. Ellos, junto con los directores, responsables y padres, saben cómo ofrecer la mejor educación a los niños y jóvenes en un determinado distrito. Las escuelas y los profesores han sido los responsables de preparar el currículo local, y elegir los materiales educativos y métodos de enseñanza desde principios de los 90, cuando terminó la inspección nacional de los materiales de aprendizaje.

Otra de las cuestiones es la igualdad de la educación finlandesa: todos los estudiantes tienen las mismas oportunidades de aprender. Por tanto, la educación es gratuita en todos los niveles, incluyendo los estudios universitarios. Y en el caso de Primaria, los libros, la comida y el cuidado de la salud son gratuitos para todos los estudiantes. El objetivo es integrar todo tipo de alumnos en la misma clase y prevenir el abandono escolar.

¿Sería factible que su sistema educativo se trasladase a otros países sin considerar sus contextos políticos, socioeconómicos y culturales?

Por supuesto que no. Las leyes y prácticas son contextuales. Docentes, estudiantes y padres viven dentro del contexto educativo finlandés. Si alguien extrapolara las políticas finlandesas y sus prácticas también tendría que llevarse a sus estudiantes, profesores y familias.

Todos hemos oído hablar de las ‘bondades’ del sistema educativo finlandés, pero ¿a qué situaciones adversas deben enfrentarse los maestros?

Pueden englobarse en cuatro ámbitos: formación de los propios docentes, nacional, municipal, y de la propia escuela y cada clase. En el primer caso, la evaluación TALIS ha puesto de manifiesto debilidades y es necesario implementar nuevas ideas, a la vez que se requiere preparar un plan de desarrollo personal para directores y maestros, introducir tutorías o establecer un desarrollo profesional permanente.

A nivel nacional, la estrategia está funcionando bien; hemos hecho un nuevo currículo y los centros se están preparando; los docentes tienen trabajo por delante durante los próximos meses. Pero en el ámbito municipal y del centro, por otro lado, se ha detectado que hay una estrategia basada en la red de la escuela. Será un reto para los profesores buscar una mejor red y escuelas cercanas de alta calidad. También será necesario tener en cuenta un enfoque más multicultural.

¿Cómo mejoraría el sistema educativo de otros países? ¿Qué medidas considera imprescindibles?

Uno de los aspectos fundamentales es la educación de los profesores. Es importante reclutar a los mejores estudiantes, a los más brillantes, y formarlos durante cinco años a través del programa universitario. Una vez pasado este plazo, se habrán convertido en profesionales académicos capaces de afrontar la planificación, la pedagogía versátil o la implementación de la educación y la evaluación. El gobierno debe darles la independencia de la autoridad central, y tiempo para preparar las clases, educar y mejorar continuamente la educación y la escuela.

Esto es un pequeño extracto de la entrevista publicada en el Número 20 de la Revista Educación 3.0 impresa 

FUENTE: http://www.educaciontrespuntocero.com/entrevistas/jari-lavonen-finlandia-los-docentes-los-pilares-del-pais/36983.html

En Bolivia se ha iniciado la capacitación de los profesores, pero no es suficiente, se tiene que implementar mas rigurosidad en la selección de los mejores, los que tengan vocación de servicio, los que quieran ayudar a construir esa Bolivia potencia en todo los sentidos.

Hay un factor o tema de discusión que nadie se atreve a poner en la mesa de debate respecto a todos los servidores públicos asalariados “de por vida”como los profesores, militares, policias, etc. que tiene que ver con la cantidad de prole que tienen y lo que esto significa para si mismo para su desempeño, como para el Estado.

Y no solo en el caso de los servidores públicos, en algún momento todos tendremos que afrontar este problema de la reproducción y densidad demográfica, por ahora todos se reproducen como quieren y como pueden. El problema de la superpoblación no es broma y tarde o temprano impactará sobre todos.  Quizá también cambien los objetivos de la educación misma.

Xel

, , , , , ,

No Comments

Lacayos de Goebbels

Ay de la gente a merced de periodistas que se ungen héroes y mártires de la libertad de expresión.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Mansilla Torres

00:09 / 29 de junio de 2016

Ay de la gente a merced de periodistas, sin importar género, que en Bolivia se ungen héroes y mártires de la libertad de expresión. Soberbias ellas, como la Estatua de la Libertad en Manhattan, esa vieja tea en alto y cabeza hueca. Petulantes ellos, a la par de Barrientos, el dictador tronante que insultaba a Marcelo y mentía. Yerro fundido, su monumento en Cochabamba.

La Asociación de Periodistas de Santa Cruz (APSC) determinó entregar su máxima distinción, el premio nacional Libertad de Expresión, al periodista Carlos Valverde Bravo (Abril-2016) quien luego de ser descubierta las graves mentiras que propagó sobre el caso Zapata, huyó a la Argentina. (27 Mayo)

Columnistas enemigos, no críticos, del proceso de cambio, que huelen a Joseph Goebbels en lo que dicen o escriben. “Calumnia, calumnia, que algo queda”, pedía el capo de propaganda de Hitler a sus cafichos mediáticos. Los amanuenses de hoy se refocilan: ¡columna, columna, que algo quedará!

Son los que estercolean en el periodismo con la nauseabunda amarillez, por ejemplo, del caso Gabriela Zapata. Zapatrañas, metidos en diarios, radios y Tv arman culebrones compasivos e hipócritas con personas con discapacidad o con guaguas ficticias, víctimas en tiempo real de la trata: que el niño muerto del Tipnis, que el niño vivo del Evo, que el niño alquilado por una Fortún… a (sic).

¡Columna, columna!, columnan a la mala, con una mano en la cintura y la otra en la bragueta de la impunidad. Falsean hechos con el uso medio ático (el chiste simulado de los atenienses) de tías sentimentales, abogados de cariñito, testigos de mentiritas, etcéperra. Son una ONG, siglas de organismo neogoebbelsiano. Atarantan al público, enlodan la Justicia a sabiendas de las matufias de Gabriela Zaplata (¡plata, plata!) y luego, cuando les vence la verdad por su ley de gravedad, se victimizan, se tiran al suelo para que deudos y demás personas piadosas los levanten. O, en el ras de su cobardía, se ponen a recaudo, lejitos, aduciendo persecución política.

Másteres de la engañifa (con libreta militar, eso sí), claman auxilio a la OEA y a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), y lo primero que hace la SIP es “condenar profundamente” al Gobierno “porque estigmatiza el libre ejercicio de la prensa”. ¿Pero qué es la SIP? Un parapeto de los dueños de diarios para destruir, desde la Guerra Fría, a los que luchan contra la dependencia y el neoliberalismo. Igual que hace hoy la OEA contra Venezuela.

La SIP es, en rigor, la sociedad imperial de los propietarios de periódicos privados (SIPPP), poderosos que pagan con papeles al portador a periodistas propensos a la prebenda pordiosera para pegar a presidentes progresistas que ponen de pie a pueblos patriotas (ppppppppppppp). Punto. Lo dije en un aforismo, años ha: periodistas que disparan infundios pagados por la SIP son sipcarios. ¿Quejarse ante la SIP y la OEA? Lástima que no haya espacio para escribir de esa otra fámula imperialista en manos de Almagro, el magro.

FUENTE: http://www.la-razon.com/opinion/columnistas/Lacayos-Goebbels_0_2517948183.html

Directo a las pelotas del “Cartel de la Mentira” y sin anestesia!

Aquí en Camiri las emisoras locales de radio y Tv reproducen sin ningún filtro al #Cartel de la Mentira (Radio Fides, Panamericana, Radio Santa Cruz, Radio Erbol, Unitel, Activa Tv, Red Uno, El Deber, La Estrella del Oriente, El Día, etc. ) porque son los medios hegemonicos, todos repiten la mismas noticias, las mismas mentiras y no hay otra voz que diga lo contrario.

Es una dictadura mediática donde la mayoría de la población es víctima de esta manipulación y así es mas difícil promover el CAMBIO, no creen?

Xel

 

, , , , , , , ,

No Comments

La derecha y su farsante ‘libertad de prensa’

Argentina, Brasil, Venezuela, Bolivia y Ecuador son hoy claros ejemplos de que la cacareada “libertad de prensa” es una farsa de la derecha para engañar, manipular y someter a los pueblos, además de atacar sin tregua a los procesos progresistas que perduran en la Patria Grande pese a la feroz guerra mediática de que son blancos.

Los sectores conservadores de Latinoamérica reiteran esa controvertida “expresión”, acuñada por Estados Unidos, con el objetivo de esconder su verdadero propósito: utilizar a los emporios de la información, o mejor dicho de la desinformación, como armas letales mediáticas contra las naciones y gobiernos de Nuestra América que defienden su independencia, favorecen a todos sus habitantes, y batallan por la paz e integración regional.

Por supuesto que la “libertad de prensa” por la cual aboga la derecha no es válida para medios de comunicación progresistas como las afamadas televisoras internacionales TeleSur y RussiaToday, entre otros, que poseen líneas editoriales objetivas y reportan de manera veraz acerca de los acontecimientos en el mundo.

TeleSur y RussiaToday en español ya no podrán verse en Argentina por uno de los tantos decretazos del presidente Mauricio Macri, quien por el contrario siempre ha favorecido al dominante y embustero emporio Clarín, que lo llevó a la Casa Rosada, y para muchos fue el verdadero vencedor en las elecciones del pasado año en ese país.

Macri censuró hace pocos días a ambas televisoras de cobertura mundial por dar a conocer a la opinión pública los desmanes de su régimen, y al mismo tiempo ha despedido a decenas de periodistas argentinos críticos con sus medidas neoliberales y accionar represivo.

Pero Argentina no es el único caso que en nombre de la “libertad de prensa” se esconde la verdad y a la vez se agrede a América Latina. Otros son sin duda alguna Brasil, Venezuela, Bolivia y Ecuador, por citar las naciones más atacadas, las cuales han vivido campañas mediáticas difamatorias sin precedentes dirigidas a destronar a sus presidentes legítimos, y derrumbar sus gobiernos.

La mandataria del gigante sudamericano Dilma Rousseff, destronada temporalmente del poder y sometida a un “juicio político”, fue y sigue siendo diana de constantes embestidas de la “gran” prensa brasileña, que en estrecha complicidad con los sectores ultraconservadores alentados por la administración norteamericana persisten en consumar definitivamente un golpe de Estado en ese país.

Igual ocurre con Venezuela y su presidente, Nicolás Maduro, a quien los medios derechistas nacionales, en contubernio con otros de Estados Unidos, España y Latinoamérica, no le han dado un solo minuto de tregua para conseguir la demolición a la Revolución Bolivariana.

Los Jefes de Estado de Bolivia, Evo Morales y de Ecuador, Rafael Correa, tampoco han escapado de las modernas cañoneras mediáticas patrocinadas por Washington y sus servicios secretos, que utilizan todos los recursos a su alcance destinados a cambiar la correlación de fuerzas en favor de sus intereses de dominación en la Patria Grande.

De Evo injuriaron sin escrúpulo alguno, previo y durante el referendo celebrado en Bolivia para otra postulación suya en el 2020, y no han parado de hacerlo porque los papagayos de la “libertad de prensa” saben muy bien que es un líder autóctono y antiimperialista de Nuestra América.

De manera similar ocurre con Correa, a quien a pesar del devastador terremoto que recientemente sacudió a Ecuador, y sus ingentes esfuerzos en favor de los miles de damnificados, lo continúan asediando, con la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA) a la cabeza.

Acorde con investigaciones difundidas por TeleSur y el diario El Telégrafo, la CIA creó en Ecuador una red de periodistas encargada de materializar acciones subversivas contra la Revolución Ciudadana que lidera Correa.

No es un secreto para nadie que la CIA y sus tentáculos de espionaje como la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Fundación Nacional para la Democracia (NED) trabajan abierta e intensamente para aniquilar los procesos de cambios en Latinoamérica y hacer nuevamente de esta región el patio trasero de Washington.

Con ese propósito utilizan a la prensa ultraconservadora, sus redes sociales y las nuevas tecnologías, además de los órganos legislativos y las instituciones judiciales, como sus armas principales para consumar los llamados “golpes suaves o blandos”, que no son otra cosa que una versión de los golpes castrenses del siglo pasado.

Si en nombre de la “libertad de prensa” la derecha y sus patrones de Washington hacen lo que les viene en gana, cabe entonces la interrogante de por qué los gobiernos progresistas de la Patria Grande no responden con medidas severas que incluyan, incluso, la nacionalización de los medios de prensa al servicio de los poderosos.

Fuente: AlbaTV

“Dime cómo te informas y te diré cómo piensas”.

Si es a través del “Cartel de la Mentira” ya se sabe lo que dirás.

Y comparto la idea de nacionalizar todos los grandes medios que no hacen otra cosa que desinformar y conspirar para que Bolivia nuevamente sea un estado vasallo de Washington.

Xel

, , , , , ,

No Comments

La religión como forma de dominio

Atawallpa Oviedo Freire

A pesar del infame asesinato de 50 seres humanos en Orlando (EEUU), no se han aplacado los cuestionamientos y mofas por parte de los “fieles siervos” de dios, del amor, de la justicia, y de la vida; más por el contrario, han alabado, bendecido y promovido más actos como éste: “Roger Jiménez, pastor de origen venezolano y líder de la iglesia Verity Baptist Church en Sacramento, California, ha acarreado sobre sí una tormenta de críticas por un controversial sermón en el que elogió la masacre de 49 personas en un club gay de Orlando, EE UU, por contribuir a la eliminación de “sodomitas”. Aseguró que no pretende incitar a la violencia contra la comunidad LBGT pero dijo que cree que Dios “ha puesto una sentencia de muerte” sobre ellos. [1] ”
A su vez, en Bolivia, las iglesias cristianas amenazan con marchas y acciones contra la nueva “Ley de Identidad de Género” aprobada recientemente. Y así, por todo el mundo. Me identifico con aquellas visiones que consideran que la religión es todo lo contrario a la espiritualidad, o es la forma en la que la religión utilizando un lenguaje espiritual tiene como propósito desviar al caminante de lo sagrado. Mientras la religión expulsó a dios a un cielo idílico, la espiritualidad vive a dios en todas las formas de la existencia. Si la religión vive para un paraíso en el más allá y un infierno en el más acá, la espiritualidad vive en el presente del aquí y ahora, entendiendo que el paraíso es un estado de consciencia que siempre está con nosotros y en la que jamás habría un dios que podría echarlos fuera, sino, uno mismo. De ahí, que las religiones no viven en este paraíso terrenal sino en un “infierno en la tierra”.
Los que cuestionan a los LGTB, como asimismo otras formas de vida y creencias, envueltos en una prepotencia y arrogancia sempiterna, utilizan a su religión para pretender convertir a sus dogmas en una verdad universal. Una actitud segregacionista y utilitaria del concepto de dios, cuando existen múltiples definiciones y formas de percibir a la divinidad, por lo que no pueden apropiarse de lo sagrado ni hacerse los dueños de las leyes de la vida natural a partir de sus afirmaciones ortodoxas. Lo que estamos viendo, es que se repite o se continua con el mismo esquema ejercido en su proceso de cristianización, de que su dios es el “único” y “verdadero”, para irónicamente y a nombre de él asesinar a millones de seres humanos en todo el mundo. Por ejemplo, se calcula que las diversas matanzas y guerras llevadas a cabo por los cruzados produjeron 5 millones de muertes a lo largo de tres siglos y medio. Las guerras entre católicos y los protestantes franceses de doctrina calvinista o hugonotes, entre 1562-1598, causaron la muerte de al menos 3 millones de seres humanos. En la época de la “santa inquisición” asesinaron a 40.000 mujeres acusadas de brujas. En total, las guerras santas mataron a unos 30 millones de personas en Europa. Lo cual es la mitad, de los 60 millones de habitantes de Amerindia, asesinados bajo diferentes formas, pero todas ellas bajo el esperpéntico argumento de “extirpación de idolatrías”.
Y así, pudiéramos hacer una larga lista de episodios en distintas partes del mundo, de cómo el cristianismo se ha manchado de sangre y de miseria hasta los actuales días con la cantidad de curas pederastas y pedófilos, pasando por los escándalos financieros del banco del Vaticano. Con estos antecedentes, hablan de moral, ética, amor, ciencia, para cuestionar los derechos humanos de los LGTB, con argumentos llenos de fanatismo y de fundamentalismo, haciéndole actuar y hablar a dios como un ser juzgador, sentenciador, discriminador, calificador. Se creen los representantes autorizados por dios, y en su nombre lanzan sus inquisiciones y cacerías cada vez que se van afectado más sus intereses. Y ese es el problema de fondo, pues cada día hay gente más consciente por lo que tienen menos feligreses, como en Europa que ya no tienen a quién cobrar los diezmos o los sacramentos, o en el caso de los otros países, que ya no pueden mantenerlos sumisos al servicio de los gobiernos conservadores de derecha, como fue la misión histórica de la iglesia y las religiones. Algunos, temen que eso se extienda por el resto del mundo y no puedan seguirse haciendo millonarios, como algunos pastores a través de sus radios y canales de televisión.
Desde las religiones monoteístas se concibe a la homosexualidad como un pecado, pero desde las concepciones espirituales habidas en todos los rincones del planeta, no existe una concepción pecaminosa sino de comprensión y de respeto a cada expresión diversa de vida. Han entendido, que es una situación milenaria existente en todos los pueblos del mundo, como otra forma de la manifestación natural de la vida, pues es algo que también se da entre ciertos tipos de animales no-humanos. Vaya a saber, por qué la gran conciencia se ha recreado así. Otro argumento que han esgrimido es que están defendiendo a la “familia tradicional”, es decir, están protegiendo a la familia patriarcal y machista, en la que el hombre es el que dirige, es el referente, el prototipo, y medida de lo que deben ser los demás miembros de la familia. La mujer debe ser sumisa, domeñada y obediente al hombre, y los hijos deben agachar la cabeza a lo que ordena y determina el padre. Como era hasta hace unos pocos años atrás y eso lo quieren mantener o evitar que se disperse más, pues, poco a poco las mujeres e hijos se van emancipando de esa tutela esclavista impuesta.

Incluso, algunos extremistas cristianos alaban el burka que deja libre solo los ojos, como lo hacen con sus mujeres sus primos musulmanes nietos del patriarca Abraham. Esta actitud misógina de sometimiento, es típico de sociedades monoteístas, verticalistas, machistas, fragmentarias. Por ello, estos grupos critican al feminismo (aunque hay un tipo, que solo es el otro lado del machismo); como asimismo, al indigenismo, al etnicismo, al anticapacitismo, al antiespecismo, y todos aquellos paradigmas que cuestionan el religiocentrismo, el paternalismo, el asistencialismo, y todas las formas que apuntalan el sistema de dominación colonial, civilizatorio, monárquico, eurocéntrico. De ahí, que su dios es varón y no admiten el sacerdocio de las mujeres. Empezaron matando a las milenarias diosas-madres y a las sacerdotisas indo-europeas, y luego se han dedicado a asesinar a toda expresión y principio femenino en todas las culturas del mundo. En su recorrido histórico no solo han despreciado a las mujeres, las etnias, la sensibilidad, la sensitividad, y todo lo que representa lo femenino de la vida, sino que también desprecian a la naturaleza (“la manzana prohibida”), por ello su vida ha estado dedicada a hacer cumplir lo que manda el génesis: “dominad a la naturaleza…” De ahí, el calentamiento climático que ha puesto en peligro la existencia de la especie humana.

Todo ello, les ha conducido a crear una sociedad sectaria, hegemonista, homogeneizadora y monocromática, la misma, que poco a poco se les está acabando, por lo que han pegado el grito en el cielo con argumentos cosificadores de dios y de la espiritualidad, en el intento de parar esta nueva consciencia que se expande. Les asusta la diferencia, la variedad, la diversidad, y todas aquellas expresiones que enriquecen la vida de múltiples colores como el arcoíris, pues solo quieren vivir en la dicotomía de blancos y negros, de buenos y malos. Por ello, desprecian a todos quienes no sean blancos, de ahí, que hasta Jesús es blanco, rubio, de ojos azules. Lo que quiere decir, que además son racistas. Menosprecian a los dioses y diosas indígenas, y las siguen calificando de idolatrías, de fetichismo, de primitivismo. Siguen repitiendo en sus iglesias y escuelas, que los conquistadores trajeron la civilización y la cultura a esta tierra de infieles y paganos, por eso, alaban y siguen reproduciendo todo lo que provenga de la derecha conservadora occidental. Por lo que también son parte, de los que apoyan a los países industrializados y todos sus conceptos neoliberales, desarrollistas, capitalistas. En respuesta a todo esto, surgió la teología de la liberación, la iglesia de los pobres, los “curas rojos”, etc. Son gente, al interior de las mismas iglesias cristianas que tomaron consciencia del poder de dominación y de manipulación que tienen las religiones monoteístas y sus gobiernos títeres. Ellos, son el claro ejemplo de la crisis de las religiones, que reclaman cambios al interior y exterior de las iglesias, pues saben que estas congregaciones han estado siempre al servicio de los ricos, de los imperios, del status quo, y de todo aquello que represente el poder de control y de sometimiento a quienes se los oponen.

Por ello, y por mucho más, algunos psicólogos de universidades norteamericanas quieren declarar a la religión como una enfermedad. En un reciente artículo de la revista Time se entrega una visión acerca de los daños que podría causar la religiosidad. “La religión puede ser una fuente de consuelo que mejora el bienestar. Sin embargo, algunos tipos de religiosidad podrían ser una señal de problemas más profundos de la salud mental”. [2]

Notas:

[1] http://www.el-nacional.com/mundo/Pastor-venezolano-alaba-masacre-Orlando_0_866913526.html

[2] https://vistoenlaweb.org/2013/06/03/psiquiatras-preparan-terreno-para-declarar-la-religion-una-enfermedad-mental/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


FUENTE: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=213677
Plenamente de acuerdo con los psiquiatras que quieren declarar la religión como una enfermedad mental y si quieren un ejemplo actual y popular ahí tienen al personaje de “Flanders de los Simpson”, una parodia del “hombre religioso” ó los terroristas del DAESH ó estado islámico que en nombre de la religión cometen barbaridades ó el montón de curas, obispos, sacerdotes pedófilos que abusan sexualmente de niños y quedan impunes bajo la santa protección del Vaticano ó sectas evangélicas.
Saben como castigan a los curas violadores la iglesia? Solo les pide su dimisión ó generalmente los destinan u ocultan en alguna iglesia de algún rincón del planeta, donde probablemente seguirán cometiendo sus fechorías, hasta que “otra víctima” los denuncie de nuevo.
Por eso se dice que lo que mas abunda en este planeta es la estupidez e ignorancia,…y la basura, esa basura que hoy llamamos HUMANIDAD!
Siempre repito esto: Si quieren que crea en un “hombre santo”, primero debe estar castrado.
Implementar un riguroso control e impuesto financiero terrenal a sus fortunas celestiales, no sería mala idea, con esos impuestos podríamo construir mas escuelas, universidades, bibliotecas y menos templos.
Xel

, , , , , , ,

No Comments